Escucha esta nota aquí

Arqueólogos mexicanos encontraron restos óseos de unos 60 mamuts en los predios donde se construye un nuevo aeropuerto internacional para Ciudad de México, lo que -aseguran- marca un hito científico en el país.

Las osamentas de estos gigantes mamíferos, que habrían vivido hace más de 14.000 años, fueron halladas en la base militar de Santa Lucía, a unos 45 km de la capital, donde se levanta una de las obras insignias del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Se trata del "hallazgo más grande de este tipo" en el país, dijo el arqueólogo Pedro Sánchez, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"Nos permitirá tener una muestra muy importante para llevar a cabo muchos estudios en el mundo sobre estos mamíferos", añadió.

El acompañamiento que el INAH realiza desde abril de 2019 dejó en octubre pasado un primer hallazgo de huesos de unos 14 mamuts, que datan del pleistoceno. "No suponíamos que era un número tan alto de osamentas (...), se están haciendo excavaciones pertinentes, muy cuidadas para poder recuperar estos vestigios", sostuvo.

El experto detalló que casi todos los esqueletos son de la variedad columbi o mamut colombino. En la zona trabajan 31 arqueólogos y tres restauradores, quienes también han encontrado osamentas humanas, vasijas, obsidiana y otro tipo de fauna como bisontes y camellos.

"Estamos haciendo el trabajo (...) de ir armando la osamenta. Seguramente cuando acabemos el conteo tendremos más" mamuts, anticipó.

El arqueólogo adelantó que el INAH planea exponer los vestigios en una galería.

Restos de un mamut ya habían sido encontrados en la década de 1970 mientras se construía el metro de Ciudad de México.

Estos herbívoros que necesitaban gran cantidad de alimento encontraron en el entorno de los lagos de la cuenca de México un espacio idóneo para vivir, según los especialistas.