Escucha esta nota aquí

La Armada de Colombia ubicó en altamar un transmisor de radio que corresponde al buque de bandera boliviana Carmen I, desaparecido en el mar Caribe hace siete días a 107 millas náuticas de Cartagena, cuando hacía una travesía de Panamá a La Guajira.

El Heraldo de Colombia informó que el objeto hallado es la radiobaliza de emergencia o EPIRB (Emergency Position Indicating Radio Beacon, por sus siglas en inglés), que corresponde al número de identificación del sistema móvil marino del barco.

La radiobaliza es un tipo de transmisor de radio utilizado en situaciones de emergencia para la localización de un barco, avión o persona. Fue hallado por un Buque de la Fuerza Naval del Caribe y pese a encontrarse flotando, no se obtuvieron resultados positivos sobre la ubicación de la embarcación.

Durante los patrullajes también fueron encontrados elementos flotantes, que serían parte de la carga que transportaba la embarcación, de acuerdo con los datos confirmados en el manifiesto.

Contacto con familiares

Una vez conocidos los hechos y activada la operación de búsqueda y rescate, el Comando de la Fuerza Naval del Caribe hizo el seguimiento y monitoreo de los patrones de navegación, en compañía de la Armada de Colombia y la Dirección General Marítima.

El reporte, según El Heraldo, señala que de manera simultánea a la operación de búsqueda y rescate, se estableció comunicación con los familiares y allegados de los tripulantes, manteniéndolos informados de la situación actual, a la espera de resultados oficiales.

"La Armada de Colombia continuará con las labores de búsqueda y rescate a través del despliegue de unidades aéreas y marítimas, con el fin de lograr el rescate de los diez tripulantes de la embarcación Carmen I", precisa el informe.

El buque cargado con mercancía había zarpado el lunes pasado de Panamá con destino a Puerto Nuevo, en la Alta Guajira. Su última señal de reporte fue a 107 millas náuticas de Cartagena.

La embarcación iba con 10 tripulantes, entre ellos los colombianos Diógenes García Arrieta, Edgardo Londoño García y Andrés Vargas Tejada.

Comentarios