Escucha esta nota aquí

Una bomba "viable" fue hallada bajo el vehículo de una policía en Irlanda del Norte, anunciaron el martes las autoridades de esta provincia británica sacudida por recientes tensiones y descontento provocado por las consecuencias del Brexit.

Una alerta de seguridad se activó en la localidad de Dungiven tras el señalamiento el lunes por la mañana de "un objeto sospechoso" bajo el automóvil de un miembro de la policía norirlandesa en una propiedad rural.

"Puedo confirmar que el artefacto es viable y está en curso una investigación para establecer las circunstancias" de su colocación, anunció el subjefe de policía Mark McEwan en un comunicado.

"Lo estamos tratando como un ataque a una persona que sirve a su comunidad como oficial de policía a tiempo parcial", precisó.

La primera ministra norirlandesa, la unionista Arlene Foster, aseguró que la agente "fue objetivo de terroristas".

"Puede que existan desacuerdos políticos, pero Irlanda del Norte debe seguir avanzando. No nos arrastrarán de nuevo a las bombas y las balas", tuiteó.

Irlanda del Norte se vio sacudida durante tres décadas por un sangriento conflicto entre unionistas protestantes, republicanos católicos y fuerzas de seguridad británicas, en el que murieron unas 3.500 personas.

El enfrentamiento terminó con el acuerdo de paz del Viernes Santo de 1998, pero sigue habiendo en la región grupúsculos paramilitares disidentes.

Los republicanos disidentes tienen un historial de asesinatos de agentes de policía.

En las últimas semanas se dispararon las tensiones entre ambos campos y se culpó de ello a las consecuencias del Brexit.

A principios de mes, la región se vio sacudida por casi dos semanas de disturbios, que comenzaron en enclaves unionistas donde algunos sienten que los controles administrativos impuestos desde la isla de Gran Bretaña por el Brexit los ha separado del resto del país.

Los disturbios se calmaron en gran medida tras la muerte el 9 de abril del príncipe Felipe, marido de la reina Isabel II, pero las protestas se reanudaron el lunes en el oeste de la capital regional, Belfast.


Comentarios