Escucha esta nota aquí

Los primeros humanos desarrollaron habilidades para hacer frente a los cambios medioambientales que afectaron a sus ecosistemas durante más de 200.000 años, según revela un estudio publicado este jueves en Nature.

Así lo ha constatado un equipo interdisciplinario de expertos tras descubrir el yacimiento arqueológico más antiguo en la Garganta de Oldupai (Tanzania), popularmente conocida como "la cuna de la humanidad".

En esa zona del valle del Rift, situado en el corazón de África oriental, investigadores del Instituto Max Planck (Alemania), la Universidad de Calgary (Canadá) y la Universidad de Dar es Salaam (Tanzania) analizaron los restos hallados en un yacimiento de entre dos y 1,8 millones de años de antigüedad.

Durante más de un siglo, diversas expediciones han explorado esta región para descubrir especies de homínidos extintas y efectuar registros ecológicos de varios millones de años de antigüedad.

No obstante, muy poco se ha sabido hasta ahora sobre los contextos medioambientales en los que vivieron aquellos primeros humanos, dada la escasez de estudios que relacionan directamente la ecología de la zona con los restos culturales.

Este nuevo trabajo une ambos aspectos a través del estudio del yacimiento Ewass Oldupa, que en el idioma local significa "el camino a la garganta", en el que se han encontrado las herramientas de piedra olduvayenses más antiguas, de unos dos millones de años.

Asimismo, las excavaciones efectuadas en largas secuencias de sedimentos estratificados y la datación de horizontes volcánicos confirmaron que hubo presencia de homínidos en Ewass Oldupai desde hace dos y 1,8 millones de años, si bien no se han encontrado aún restos humanos en este yacimiento.

Estudio de homínidos

Las pruebas obtenidas, destacan, demuestran que existió un uso de la tierra "periódico, pero recurrente" en los diferentes "subconjuntos de medioambientes", si bien hubo periodos en los que no se detectó "actividad de homínidos".

"La ocupación de ambientes variados e inestables, incluso después de actividades volcánicas, es uno de los primeros ejemplos de adaptación a importantes transformaciones ecológicas", observa Pastory Bushozi, de la Universidad Dar es Salaam.Esta cualidad de los primeros homínidos para "ocupar" hábitats es "única" durante ese periodo y demuestra que esos grupos humanos eran capaces de acometer "adaptaciones de comportamiento complejas".

Esto significa, observan los expertos, que hace dos millones de años aquellos humanos ya presentaban comportamientos adecuados para explotar de manera continua y constante una multitud de hábitats, utilizando herramientas de piedra fiables para, probablemente, procesar plantas y despiezar animales.

Los investigadores recuerdan que, aunque aún no se han encontrado fósiles de homínidos en Ewass Oldupa, sí hay registros fósiles de Homo habilis a apenas 350 metros de distancia, en depósitos de 1,82 millones de antigüedad.

EL(efe)

Comentarios