Escucha esta nota aquí

Por RFI

Cuatro activistas de Hong Kong fueron condenados a penas de prisión el jueves en Hong Kong. El tribunal les culpó de participar en una ceremonia prohibida en memoria de las víctimas de la represión de Tiananmen.

Entre ellos, Joshua Wong, ya detenido por su papel en las protestas antigubernamentales de 2019. Le dan 10 meses más. Sentencias que también pretenden disuadir a quienes quieran participar en la próxima vigilia del próximo mes de junio, también prohibida por razones sanitarias.

No se trata de una fiesta rave prohibida, sino de una asamblea pacífica, también prohibida, con jóvenes con mascarillas azules y camisetas negras, sentados con las piernas cruzadas y velas en la mano, en los campos de deporte del Parque Victoria de Hong Kong. La foto es del año pasado.

Por su presencia en la 31ª "vigilia con velas" por las víctimas del 4 de junio de 1989, Joshua Wong, de 24 años, pasará otros 10 meses entre rejas. La figura prodemocrática ya está en prisión preventiva, donde ha cumplido cuatro de sus 13 meses de condena por su papel en las protestas antigubernamentales de 2019.

La vigilia del recuerdo

De hecho, la vista judicial se retrasó algo más de veinte minutos el jueves 6 de mayo. La furgoneta para el traslado al juzgado quedó atascada en el tráfico. 

Tres concejales de distrito que también se declararon culpables la semana pasada, Lester Shum, Tiffany Yuen Ka-wai y Jannelle Rosalynne Leung, también fueron condenados a entre cuatro y seis meses de prisión por el mismo motivo.

"Es muy impresionante ver que los hongkoneses siguen luchando por la justicia 30 años después", dijo Richard Tsoi, uno de los organizadores de esta vigilia con velas en 2019, en la que, al igual que los Juegos Olímpicos, se supone que la llama de la transmisión y el recuerdo nunca se apaga.

Salvo que con la crisis sanitaria, como el año pasado, la vigilia es por segunda vez en su historia prohibida por las autoridades. Como saben las autoridades chinas, este acto conmemorativo ha sido también un punto central de la lucha por la libertad en Hong Kong durante 30 años.

Hace dos años, incluso fue el punto de partida de las grandes manifestaciones contra la ley de extradiciones. Veinticuatro activistas prodemocráticos ya han sido acusados de organizar, participar o incitar a otros a participar en la conmemoración del 31 aniversario, entre ellos el magnate de los medios de comunicación Jimmy Lai.

Una conmemoración prohibida

El recuerdo de Tiananmen que se ha mantenido hasta ahora en Hong Kong choca con la amnesia de la vecina China, donde la más mínima mención al acontecimiento ha sido borrada durante mucho tiempo con cuidado y prontitud por los guardianes de la Gran Muralla Informática. 

Estos últimos deberían estar tanto más atentos cuanto que esta memoria prohibida choca con la memoria mucho más oficial del centenario del Partido Comunista Chino.


Comentarios