Escucha esta nota aquí

Por RFI

El activista más joven de Hong Kong de las manifestaciones de 2019, que fue procesado por "disturbios", fue condenado en apelación el miércoles 3 de marzo a permanecer en un centro de detención de menores.

Con nuestra corresponsal en Hong Kong, Florence de Changy, y AFP.

El joven, que ahora tiene 16 años y cuyo nombre no fue revelado, tenía 14 años en el momento de cometer los supuestos delitos: "participación en disturbios" y "tentativa de incendio".

El joven admitió haber lanzado un cóctel molotov contra un policía en el densamente poblado barrio de Mong Kok en noviembre de 2019, sin herirlo. Al mismo tiempo, miles de estudiantes ocupaban la cercana Universidad Politécnica, uno de los momentos más violentos de todo el periodo de caos antigubernamental.

El juez consideró que el joven pudo haber sido influenciado por algunos académicos o políticos, lanzando indirectamente la piedra a los adultos que forman parte del movimiento de protesta.

Como resultado, el acusado fue condenado a un "breve periodo" no definido en un centro de detención de menores con asesoramiento psicológico. En Hong Kong, la duración exacta de la estancia la decide el director de sentencias y, al salir, los jóvenes pueden estar sujetos a otras condiciones, como un toque de queda.

Más de 10.000 personas fueron detenidas por las inmensas manifestaciones que sacudieron la ciudad durante más de seis meses en 2018. Entre ellas, en torno a un 40% de estudiantes.

Desde entonces, Pekín ha decidido emplearse a fondo para poner orden en el territorio semiautónomo, con la ayuda, en particular, de la promulgación de una ley sobre seguridad nacional que considera ilegal cualquier tipo de disidencia.

Comentarios