Escucha esta nota aquí

El Hospital Charité de Berlín, Alemania, aseguró, mediante un comunicado, que el líder opositor ruso Alexei Navalny sí fue envenenado.

El centro asistencial informó, según CNN, que el estado de salud de Navalny es grave, pero su vida no está en peligro. 

Navalny fue trasladado el sábado a Berlín desde la ciudad de Omsk en Siberia.

Horas antes Alemania ya había concluido que Navalny fue envenenado y exhortó a Rusia a llevar ante la justicia a los responsables, cuando el caso deriva cada vez más hacia un litigio diplomático entre Berlín y Moscú.

Frente a la negación de las autoridades rusas, la canciller Angela Merkel, dijo que los resultados de los expertos anunciados poco antes por los médicos alemanes "apuntan hacia un envenenamiento".

"Las autoridades en Rusia están llamadas de manera urgente a resolver este caso hasta el más mínimo detalle y con toda transparencia", exhortó en un comunicado conjunto con su ministro de Relaciones Exteriores Heiko Maas.

Ambos piden que los responsables "sean llevados ante la justicia" para responder por sus actos.

"Los resultados clínicos indican intoxicación con una sustancia del grupo de los inhibidores de la colinesterasa", destacó el hospital.

Esta enzima puede ser utilizada, en dosis bajas, contra la enfermedad de Alzheimer.

Pero en función de la dosis, puede ser muy peligrosa y producir igualmente potentes agentes neurotóxicos, del tipo del agente Novichok.