Escucha esta nota aquí

Una inundación en Honduras
Getty Images
En Honduras, las inundaciones provocadas por los huracanes Eta y Iota fueron devastadoras.

Pasar de la pobreza al desamparo total solo tomó dos semanas en Honduras y Guatemala.

Comunidades rurales y barrios urbanos en ambos países sufrieron en noviembre el arrasador paso de los huracanes Eta y Iota, los cuales dejaron unos 200 muertos, decenas de desaparecidos, miles de desplazados, así como la destrucción de viviendas, posesiones, puentes, carreteras, cultivos, fábricas…

Casi todo lo que se podía perder se perdió en localidades ya de por sí castigadas por la pobreza acumulada en décadas que este año se agravó aún más con la pandemia de covid-19.

"Había un gran desamparo", explica a BBC Mundo la fotoperiodista Encarni Pindado, quien estuvo en las zonas de desastre de Honduras entre noviembre y diciembre.

"La gente estaba realmente súper traumatizada. Se ponían a llorar porque estaban súper afectadas psicológica y económicamente, además de su salud", recuerda.

La crisis humanitaria ha dejado más de 100 muertos en Honduras, al menos en las cifras oficiales, así como pérdidas por más de $us 15.000 millones, según datos de la Cepal y otras agencias gubernamentales.

En Guatemala se han contabilizado otros 60 muertos, pero un centenar más están desaparecidos. En Nicaragua la tragedia cobró la vida de más de 20 personas.

Una inundación en Guatemala
Getty Images
Las tierras cultivables, de las que depende la economía en el noreste de Guatemala, quedaron bajo el agua.

Y a eso se suma la crisis económica que ha dejado la pandemia de covid-19, lo que -una vez más- lleva a muchos centroamericanos a enfilar sus caminos hacia el norte como migrantes.

"La gente no huye porque quiere. La gente huye porque tiene que hacerlo", dice a la BBC Sibylla Brodzinsky, la portavoz de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

"Las restricciones por la covid-19 y la recesión económica obviamente han impactado a mucha, mucha gente. Y eso se suma a las vulnerabilidades: las personas que huyen de la violencia de las pandillas, de la persecución, del reclutamiento forzoso, de la extorsión. Por lo tanto, todos estos son solo factores que se suman entre sí y que llevan a las personas a concluir que ya no pueden vivir de la forma en que viven".

Para el comienzo de 2021 se espera que nuevamente se formen las caravanas de migrantes hacia Estados Unidos, con la esperanza que el nuevo gobierno de Joe Biden cambie las políticas de asilo político. El presidente electo ya ha dicho que eso tomará su tiempo.

Dos huracanes en dos semanas

Primero fue el golpe del huracán Eta. De categoría 4 y con vientos de 240 km/h, tocó tierra en Nicaragua el 4 de noviembre y se desplazó por Honduras y el noreste de Guatemala.

Más que por sus vientos, las lluvias que llevó dejaron severas inundaciones en los tres países, así como el deslizamiento de tierra que sepultó viviendas pobres asentadas en zonas de riesgo.

Una inundación en Guatemala
Getty Images
Las tierras cultivables, de las que depende la economía en el noreste de Guatemala, quedaron bajo el agua.

Después llegó Iota, el huracán más poderoso de la temporada (alcanzó la categoría 5 y hasta 260 km/h) que golpeó nuevamente los tres países cuando apenas intentaban levantarse del primero.

Eso fue desastroso.

"Hablé con un ministro que me lo dijo así: 'Esta es la peor tragedia que haya golpeado al país en la historia de Honduras'", explica Pindado.

"Había gente que ya había limpiado sus casas y tenían que volver a salir. Muchas de las colonias, como la Lima, en el Valle de Sula, Honduras, seguían inundadas. Había zonas por las que el agua todavía se veía por encima de las casas".

Una inundación en Honduras
Getty Images
El panorama es desolador para muchas comunidades de Honduras y Guatemala.

En la ciudad de San Pedro Sula, el motor económico de Honduras, una tercera parte de la población tuvo que salir de sus casas ante la inundación que generaron los dos huracanes. El vecino Valle de Sula fue la región más golpeada.

"La crisis humanitaria que Honduras vive hoy se suma, además, a la de varias emergencias olvidadas e invisibles, como la violencia sexual, que requiere una respuesta médica prioritaria, o la atención en salud mental, que es insuficiente o en muchos lugares inexistentes", dice Juan Carlos Arteaga, jefe de la misión de Médicos Sin Fronteras en el país centroamericano.

El recuento de los daños muestra la magnitud de la tragedia que viven ese país y Guatemala.

El canciller hondureño Lisandro Rosales cifró en US$10.000 millones los daños, a los cuales se suman más de US$2.250 millones por pérdidas de la pandemia de covid-19, un 10% del producto interno bruto (PIB) del país.

Una región inundada de Honduras
Getty Images
Los daños en Honduras han sido los más severos que se hayan visto por una tormenta.

En el vecino Guatemala, más de 5.200 personas seguían en albergues hasta el 21 de diciembre, además de 128.000 personas tuvieron que dejar sus viviendas, según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres.

En las regiones de Alta Verapaz, Petén e Izabal fue donde fallecieron 61 personas y casi 100 desaparecieron, la mayoría de ellas en un poblado donde alrededor de 150 viviendas quedaron sepultadas en deslaves.

En Nicaragua las tormentas dejaron al menos 21 fallecidos, 160.000 refugiados y pérdidas por más de $us 742 millones.

El desastre en Honduras

Más allá de las cifras, las historias sobre tragedias personales se replican.

Con cuatro millones habitantes (de 9,5 en todo el país) damnificados, Honduras fue el país más afectado por los huracanes. Pindado conoció de primera mano lo que ocurría en San Pedro Sula y sus alrededores, como relató a la BBC.

Susan Jesenia Aguilar, de 23 años y 8 meses de embarazo, debió huir con su pareja y su bebé tras el paso de Eta. Tuvo que vivir en una carpa improvisada en una calle de esa ciudad durante más de dos semanas, lo cual les causó a ella y a su bebé resfriado con tos, fiebre y dolores de cabeza.

Una vivienda con lodo en Honduras
Getty Images
Tras varias semanas desde los huracanes, algunas viviendas en Honduras todavía no pueden ser habitadas.

Roberto Mallorca, de 70 años, y su esposa Oneida Pérez, de 62, lo perdieron todo cuando golpeó el huracán Iota: las ovejas y pollos que criaban y todas sus pertenencias, explica Pindado.

Mallorca tuvo un derrame cerebral hace unos meses. Su discapacidad significó que él y su familia no pudieron salir de su casa para ir a uno de los refugios antes de que Iota llegara. Así que fue a tierras más altas, donde pasó 24 horas antes de que lo rescatara la Cruz Roja.

La institución también salvó a Juan Argueta, de 46 años, quien como otros se quedó en su casa, en Bajos de Choloma, para cuidar sus pertenencias. Pero la llegada de Iota lo obligó a huir entre fuertes corrientes, cuenta la fotoperiodista.

Antes de que llegaran los huracanes, Digno Osorto trabajaba llevando arena a los sitios de construcción en su carro que se mueve con caballos. Ganaba unos US$13 a la semana. Todas sus pertenencias se perdieron en las inundaciones.

Varias personas debajo de un puente en Honduras
Getty Images
Mucha gente ha tenido que refugiarse debajo de puentes o en los camellones en Honduras.

Gloria, de 70 años, tuvo que dormir a la intemperie en un camellón de una carretera durante más de dos semanas ya que su casa se inundó. Como ella, cientos de adultos mayores están solos y sin medios económicos.

La familia de Alberto López Ocampos logró recuperar 40 patos, 25 pollos y 11 gansos de su casa. Se los llevaron a vivir bajo un puente de una carretera.

"La gente estaba en la calle. Una de las cosas que decían, todo el tiempo, era que el pueblo ayuda al pueblo. Realmente no había esperanza de que el gobierno fuera a hacer algo por ellos, por los damnificados", explica Pindado.

"Gente de las iglesias, de grupos organizados, repartían comida a los que estaban en la calle. Sí estaba el gobierno, las ONG, etcétera, pero la gente en la calle tenía la sensación de desamparo. Porque habían perdido todo", añade.

Un deslave en Guatemala
Getty Images
Los deslaves dejaron decenas de viviendas sepultadas en Alta Verapaz, Guatemala.

Guatemala embarrada

En Guatemala, un gran deslave envolvió el pueblo de Quejá en Alta Verapaz. Entre 45 y 60 personas quedaron atrapadas bajo el barro, la mitad de ellos niños.

Según Médicos Sin Fronteras, la gente padece enfermedades de la piel, traumatismos físicos, infecciones respiratorias, además de que pacientes con enfermedades crónicas han suspendido su tratamiento. También se replican los casos de síntomas relacionados con el estrés agudo, la ansiedad y el duelo.

Además de la pandemia de covid-19, también se han dado casos de violencia sexual en los albergues y en las carpas improvisadas que se han instalado en las calles.

"En un contexto de doble emergencia sanitaria como el que estamos, por la pandemia de covid-19, hacemos un llamado a las autoridades para que la violencia sexual sea tratada como una emergencia médica", dice Arteaga.

Las cifras de la pandemia.  [ Guatemala 135.441 casos / 4.773 fallecidos ],[ Honduras 119.713 casos / 3.066 ] , Source: Fuente: OMS - 29 de diciembre de 2020, Image:

¿Es inevitable la migración?

Tanto Honduras como Guatemala estaban padeciendo los problemas económicos derivados de la pandemia de covid-19, que ha llevado a sus economías -como en otros países- a reducirse drásticamente.

En Honduras, donde el 60% ya vivía en pobreza, el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fodesh) dice que la situación ha causado dos décadas de retraso.

"Podemos tardar más de 12 años para recuperar lo que teníamos antes de la pandemia y de los fenómenos naturales. Y si no es integrado un grupo consultivo que dirija la reconstrucción del país, podría tomarnos entre 16 y 18 años la recuperación", evalúa la ONG.

Una fábrica dañada por el huracán Eta en Nicaragua
Getty Images
En menor magnitud, Nicaragua también ha tenido pérdidas de viviendas y maquiladoras.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, reconoció la enorme escala de la tarea que hay por delante: "Lo perdieron todo, entre bienes y cosechas (…) Si no queremos hordas de centroamericanos buscando irse a otros países en mejores condiciones de vida, tenemos que generar en Centroamérica muros de prosperidad".

Y es que muchas familias que vivían ya desde antes en la pobreza se han quedado sin posesiones ni medios para trabajar, lo que anticipa una oleada de migrantes en los primeros meses de 2021.

Pindado habló con familias que perdieron casi todo. Comprar un colchón, por ejemplo, para alguien que gana US$3 al día le tomaría unos seis meses conseguirlo a crédito.

"Para la gente mayor es prácticamente imposible recuperar lo que han perdido. Para la gente joven, es muy difícil, pero depende de si tienes trabajo. Pero la inestabilidad laboral es enorme en Honduras. La gente cuando tiene trabajo gana muy poco. La única opción real es la migración", dice.

"Mucha gente apuesta por que una persona de la familia emigre y pueda ayudar al resto".


*Con reportería de Darío Brooks y Will Grant.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Comentarios