Escucha esta nota aquí

El papa Francisco lamentó este domingo que haya "una tregua demasiado frágil" en los combates entre las fuerzas armenias del territorio separatista de Nagorno Karabaj y las de Azerbaiyán.

"Aprecio que Armenia y Azerbaiyán hayan acordado un alto el fuego por motivos humanitarios, en vistas a lograr un acuerdo de paz sustancial, a pesar de que la tregua es demasiado frágil", dijo el papa al término de la oración dominical del Ángelus.

"Animó a retomarla [la tregua] y expreso mi participación en el dolor por la pérdida de vidas humanas, por los sufrimientos padecidos y por la destrucción de viviendas y de lugares de culto", agregó el pontífice ante los centenares de personas presentes en la plaza de San Pedro, bajo la lluvia.

"Rezo e invito a rezar por las víctimas y por todos aquellos cuya vida corre peligro", concluyó el papa Francisco.

El dirigente armenio de Nagorno Karabaj, Arayik Harutyunyan, consideró este domingo que la situación era "más calma" que la víspera en el frente, donde se oponen sus fuerzas y las de Azerbaiyán, en el segundo día de una tregua inestable.

"Ayer lo constatamos, no hubo alto el fuego. Parece que desde esta mañana (la situación) está más calma, pero eso puede cambiar muy rápidamente", declaró Arayik Harutyunyan en una rueda de prensa en Stepanakert, capital del enclave.

El viernes, los ministros de Relaciones Exteriores armenio y azerbaiyano pactaron en Moscú una tregua humanitaria para permitir el intercambio de prisioneros y de los combatientes fallecidos.