Escucha esta nota aquí

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, celebró este miércoles la autorización del papa Francisco para que sea beatificado por la vía del martirio el sacerdote italiano Cosme Spessotto, asesinado en 1980 en El Salvador donde había ayudado a los más desfavorecidos durante décadas.

"Estoy feliz porque este día el papa ha autorizado la publicación del decreto de aprobación del martirio del padre Cosme Spessotto, sacerdote franciscano", dijo Escobar durante una misa que celebró en la iglesia del arzobispado, en el norte de San Salvador.

La promulgación del decreto de la Sagrada Congregación para la Causa de los Santos se publicó este miércoles en la Santa Sede a favor de cuatro milagros atribuidos a la intercesión de dos beatos y "siervos de Dios", y de Spessotto, quien abogaba por las poblaciones desplazadas por el conflicto interno en El Salvador.

Spessotto nació el 28 de enero de 1923 en Mansué, Italia, y llegó a El Salvador en 1950. Enfrentó amenazas de muerte por su trabajo en favor de los pobres salvadoreños.

La iglesia salvadoreña aguarda la fecha y lugar de la beatificación de Spessotto que será anunciada por el Vaticano.

"Nos alegramos inmensamente" y "le agradecemos al papa su bondad de querer beatificar un nuevo santo en nuestro país", subrayó Escobar. 

El decreto del papa, según el Vaticano, reconoce que Spessotto, un sacerdote de la Orden de los Frailes Menores, fue "asesinado por odio a la fe" el 14 de junio de 1980 en la iglesia del poblado de San Juan Nonualco, departamento de La Paz, 54 km al este de San Salvador.

Los mártires de la iglesia salvadoreña son encabezados por el arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero, canonizado por el papa el 14 de octubre de 2018, luego que fue asesinado por un escuadrón de la muerte el 24 de marzo de 1980.

En febrero pasado el Vaticano anunció también la próxima beatitifación del sacerdote jesuita Rutilio Grande y dos laicos asesinados brutalmente en 1977.

Los crímenes de Romero y de los otros sacerdotes nunca se investigaron y se mantienen en la impunidad.