Escucha esta nota aquí

El aumento de precios se aceleró en Rusia, que lleva meses con una inflación disparada, todavía más en abril, hasta el 17,8% interanual, según datos de la agencia de estadística Rosstat publicados el viernes, su nivel más alto desde 2002.

En comparación con abril de 2021, los precios de los alimentos han aumentado un 20,5%. Entre los más afectados se encuentran los productos básicos: cereales (+35,5%), pasta (+29,6%), mantequilla (+26,1%) y frutas y verduras (+33,0%).

El precio del material audiovisual, como las teles, aumentó un 22,7% y los precios de los materiales de construcción un 27,5%. En comparación con marzo de este año, los precios subieron un 1,6% en abril. Durante todo el año 2022, la inflación anual podría alcanzar el 23%, antes de ralentizarse el próximo año y volver al objetivo del 4% en 2024, según el Banco Central de Rusia.

La alta inflación es consecuencia de la recuperación económica tras la pandemia y del aumento de los precios de las materias primas, agravado ahora por las sanciones occidentales contra Rusia, que afecta a las cadenas logísticas. El alza de los precios socava el poder adquisitivo de los rusos, con pocos ahorros, y es un quebradero de cabeza para las autoridades.

El banco central elevó drásticamente su tipo hasta el 20% a raíz de las primeras sanciones tras la invasión de Ucrania a finales de febrero, antes de iniciar un descenso gradual. Actualmente está en el 14%. 

Comentarios