Escucha esta nota aquí

Barcos de la marina indonesia trataban de localizar en una lucha contra el reloj a un submarino desaparecido con 53 personas a bordo que, si siguen vivas, podrían agotar sus reservas de oxígeno en 72 horas.

El sumergible de la marina indonesia, el "KRI Nanggala 402", construido hace unos 40 años, iba a participar en maniobras que incluían lanzamiento de torpedos.

Pidió la autorización para sumergirse el miércoles de madrugada, y desde entonces no ha respondido a las comunicaciones o señales.

"Las reservas de oxígeno del submarino durante un fallo eléctrico son de 72 horas" indicó a la prensa el jefe de Estado mayor de la marina indonesia, Yudo Margono.

Así, estas reservas podrían agotarse el "sábado. "Espero que los encontremos antes", declaró.

En la zona donde se produjo la última señal enviada por el sumergible se detectó una mancha de petróleo, al norte de la isla de Bali donde su sumergió el submarino, y ahí se centran las búsquedas, precisó a la AFP Julius Widjojono, portavoz de la marina.

Seis barcos de la marina y un helicóptero participan en las tareas. Los hidrocarburos pueden señalar un daño en la reserva del submarino, pero también una forma de enviar un mensaje de socorro.

Analistas militares advirtieron que el sumergible podría haberse quebrado si hubiera caído a una profundidad de 700 metros, como sugirieron la víspera las autoridades militares.

El ministro australiano de Defensa, Peter Dutton, advirtió que las informaciones disponibles hacen temer "una terrible tragedia".

Ayuda internacional

Varios países ofrecieron su ayuda, entre ellos Estados Unidos, Australia, India, Francia y Alemania. Malasia y Singapur, países vecinos, enviaron barcos de socorro.

La marina sugirió el jueves que un accidente pudo producirse. "Es posible que hubiera una avería de electricidad , lo que dejó al submarino fuera de control e impidió lanzar las medidas de emergencia, con lo que su hundió a 600 o 700 metros" indicó un portavoz de la marina.

Un buque así puede descender por debajo de los 250 metros, "un coeficiente de seguridad impuesto por la dureza de vida del submarino", explicó a la AFP el vicealmirante francés, Antoine Beausssant. Pero "si se ha posado a 700 metros, hay muchas probabilidades de que se haya roto", agregó.

Frank Owen, un responsable del Instituto de submarino de Australia se mostró pesimista sobre las posibilidades de rescate.

"Si el submarino está en el fondo del mar y si hay tal profundidad, hay muy pocos medios para sacar a la tripulación de ahí" explicó a la prensa australiana.

El "KRI Nanggala 402" fue construido en Alemania en 1978, según una página web del gobierno, y posteriormente se le realizaron modificaciones para modernizarlo. Es un submarino de propulsión diésel.





Comentarios