Escucha esta nota aquí

Con el derrumbe de los mercados por el nuevo coronavirus, las casas de corretaje en línea de Estados Unidos sedujeron a un segmento de nuevos clientes jóvenes, novatos y deseosos de ganar con las caídas; una estrategia no exenta de riesgos.

"Atraemos a un público más joven", dice JJ Kinahan, director de la firma TD Ameritrade.

El operador financiero precisó que los corredores no solo se benefician del aumento y rejuvenecimiento de la clientela, sino también por una mayor actividad de inversores hasta ahora más temerosos.

Charles Schwab y TD Ameritrade, que anunciaron su fusión a fines del año pasado, obtuvieron cada uno 600.000 nuevas cuentas entre enero y marzo.

Su rival E*Trade, adquirida en febrero por Morgan Stanley, reportó la creación de 363.000 cuentas nuevas en el primer trimestre, lo que representa un aumento del 170% respecto del mismo periodo de 2019.

La plataforma Robinhood, muy popular entre treintañeros, tuvo registros y volúmenes de inversión en niveles récord. A comienzos de mayo dijo que creó unos tres millones de cuentas en 2020.

La irrupción de nuevos clientes se aceleró en marzo, cuando Wall Street estaba hundida y daba así oportunidades de dar los primeros pasos a novatos. La bolsa rebotó en abril, pero luego volvió a caer.

Para J.J. Kinahan, el confinamiento para enfrentar la pandemia y el enlentecimiento de la actividad económica fueron también factores clave para los corredores en linea. 

"Como la gente se quedaba en casa, y algunos entraron en desempleo técnico, disponían de tiempo para entender el mercado e interactuar en él", subrayó.

Moti Berovin, ingeniero del grupo de defensa Raytheon Technologies, aprovechó la caída de la industria aérea para comprar a bajo precio acciones de Delta Air Lines en Robinhood.

"La bolsa es tan volátil que es posible hacer buenos negocios al comprar una acción en un buen momento", dijo Berovin, de 32 años.

"Cuando el mercado de acciones realmente vuelva a salir adelante, se pueden esperar interesantes ganancias", añadió.
La atracción por sectores en crisis refleja también preocupaciones específicas de las jóvenes generaciones.

"Si tienes 25 o 30 años no piensas que puedas enfermarte, y te dicen que estarás entre los primeros a volver a viajar en cruceros cuando los adultos mayores deban guardar distancia", dice Kinahan al explicar el interés de los jóvenes por las acciones de la empresa de cruceros Carnival.

El sector de la tecnología es también muy buscado por los millennials que utilizan cotidianamente los servicios o productos de las empresas de ese sector. Berovin compró acciones de varias compañías de deportes virtuales.


Comentarios