Escucha esta nota aquí

Irak, uno de los países que decreta el mayor número de penas de muerte en el mundo, ejecutó este lunes a 21 iraquíes condenados por "terrorismo", indicaron fuentes médicas y policiales.

Los 21 hombres, todos condenados por hechos de "terrorismo" recientes o de hace varios años, fueron ahorcados en la prisión de Hout, el único corredor de la muerte de Irak, en la provincia de Zi Qar (sur).

Desde el anuncio de Irak a finales de 2017 de su victoria contra el grupo Estado Islámico (EI), último avatar de los yihadistas en un país sacudido desde hace una veintena de años por atentados y una insurrección sunita radical, los tribunales iraquíes dictaron cientos de penas capitales.

Los decretos de ejecución suelen ser ratificados por el presidente de la República, el kurdo Barham Saleh, como fue el caso para los 21 condenados de este lunes, precisaron las fuentes policiales.