Escucha esta nota aquí

Tras las gigantescas explosiones que devastaron Beirut, Irak, un país también muy afectado por la corrupción y las deficiencias de los servicios públicos, anunció el jueves una investigación sobre los depósitos de materiales explosivos.

Los depósitos de armas o municiones de Irak, a veces conservados en zonas residenciales, ya provocaron problemas en el pasado.

El país sufrió años de guerra y en verano, uno de los más calurosos del mundo, son frecuentes los cortocircuitos que provocan incendios.

"Una comisión de urgencia liderada por el jefe de la dirección de fronteras establecerá un inventario de materias de alta peligrosidad almacenadas en terminales terrestres, aéreos o portuarios, como las materias químicas o el nitrato de amonio", que provocó la explosión en Beirut, indicó esta dirección en un comunicado.

Esta comisión se dio 72 horas de plazo a fin de comunicar los resultados "para evitar lo que pasó en Líbano".

El martes la capital de Líbano quedó devastada por dos explosiones que dejaron al menos 137 muertos, 5.000 heridos y a 300.000 personas sin hogar, provocadas según las autoridades por un incendio en un almacén del puerto de Beirut donde había grandes cantidades de nitrato de amonio.