Escucha esta nota aquí

Consciente de la escalada de la crisis, el mandatario iraní, Hasan Rohani, aprovechó un gran desfile militar en Teherán para, por un lado, mandar una advertencia del poderío defensivo de Irán y, por otro, congraciarse con los países de la región.

“Tendemos una mano amistosa a los países vecinos e incluso estamos dispuestos a olvidar sus errores pasados porque hoy la situación es de tal modo que los enemigos del islam y de la región, es decir EEUU y el sionismo (Israel), quieren aprovecharse de la brecha y la división entre nosotros”, subrayó.

En este contexto, anunció que presentará en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, donde estará hoy, una iniciativa llamada Coalición por la Esperanza y Paz en Ormuz, el estratégico estrecho escenario de tensiones.

“La seguridad del golfo Pérsico, del estrecho de Ormuz y del mar de Omán es endógena, las fuerzas extranjeras pueden crear problemas e inseguridad para nuestra nación y nuestra región”, aseguró Rohani durante el desfile militar, con motivo del 39 aniversario del inicio de la guerra entre Irak e Irán (1980-1988).

EEUU anunció el despliegue de más tropas en Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, después de los ataques contra dos plantas de la petrolera saudí Aramco, de los que Washington acusó a Teherán, pese a que fueron reivindicados por los rebeldes hutíes del Yemen, apoyados no obstante por Irán.

Rohani volvió a desvincular a su país de estos ataques y afirmó que “las mentiras de los que quieren atribuir los incidentes de la región a la República Islámica serán reveladas”.

Ante las posibilidades de que se tome alguna otra acción contra Irán, el presidente advirtió: “No somos de violar las fronteras de los demás, del mismo modo que no permitiremos que nadie viole las nuestras”.

Una defensa del país se remarcó con la exhibición durante el desfile de diferentes unidades de las Fuerzas Armadas, del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, sistemas de misiles, tanques y drones, entre otros.

Durante el desfile fue presentado un nuevo sistema de artillería llamado “Hael”, que tiene un radar pasivo y detecta el objetivo sin liberar ondas, lo que le permite actuar sobre el blanco sin ser visto.

La posición de EEUU

Donald Trump aseguró ayer que no tiene intención de reunirse con Rohani en la ONU.

Por su parte, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo que Estados Unidos buscará apoyo internacional en la ONU, frente a Irán.

Sobre el envío de refuerzos militares a la región anunciados por el Pentágono, Pompeo enfatizó que el objetivo era “obligar a Irán a tomar la decisión de convertirse en un país normal”.

Comentarios