Escucha esta nota aquí

Más de 1.800 presos en Irán, entre los cuales 100 condenados por actos contra la seguridad del Estado, se han beneficiado de indultos o conmutación de penas con motivo de una festividad chiíta que se celebra este lunes, se anunció oficialmente.

Es muy raro que un número tan elevado de detenidos condenados por atentado contra la seguridad del Estado se beneficien de estas medidas en Irán, cuyas autoridades afirman no tener "presos políticos".

El ayatolá Ali Jamenei, líder supremo de la República islámica, "aceptó conceder el indulto o una reducción de sus sentencias a 1.849 convictos", informó Mizan Online, agencia oficial de la Autoridad Judicial.

Esta medida se tomó con motivo de la conmemoración del aniversario del nacimiento del Mahdi, el Imán Oculto, que para los chiitas duodecimanos (la mayoría, que cree en doce descendientes del linaje de Mahoma) regresará al final de los tiempos para imponer un reino de justicia.

"Cien condenados por delitos vinculados a la seguridad del Estado se encuentran en esta lista de indultados, que incluye a varias personas procesadas por los hechos ocurridos en noviembre de 2019", añade Mizan, sin brindar mayores detalles.

En noviembre de 2019, el anuncio sorpresivo de un gran aumento del precio de la gasolina desató una oleada de protestas en más de un centenar de poblaciones, que fueron reprimidas con mano de hierro (al menos 304 muertos, de acuerdo a Amnistía Internacional, en tanto las autoridades dieron un balance de 230 muertes en los "disturbios").

El Guía Supremo concede todos los años varios indultos colectivos con motivo de festividades religiosas o nacionales, a propuesta de la máxima autoridad del Poder Judicial.

Comentarios