Escucha esta nota aquí

Teherán rechazó firmemente este viernes el fallo de la justicia canadiense, según la cual Irán cometió un acto "terrorista" al derribar "intencionadamente" un Boeing ucraniano en enero de 2020.

Teherán negó que el Tribunal Superior de Justicia de Ontario sea competente para emitir tal veredicto.

El jueves, ese alto tribunal afirmó que "según todas las probabilidades" los dos misiles disparados contra el vuelo PS752 de Ukraine Airlines poco después de despegar de Teherán el 8 de enero de 2020 "fueron intencionales" y los consideró como un "acto de terrorismo", según la ley canadiense.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Said Khatibzadeh, declaró este viernes en un comunicado que el fallo no tenía "ningún fundamento" y que no se apoya en ninguna "prueba objetiva".

El tribunal canadiense no tiene "ninguna autoridad para pronunciarse sobre este incidente aéreo" que tuvo lugar fuera de su territorio y de su jurisdicción, agregó.

Tres días después de la catástrofe ocurrida el 8 de enero de 2020, las fuerzas armadas iraníes reconocieron que habían derribado el avión "por error", en un contexto de tensiones después de que un dron estadounidense hubiera matado, cinco días antes en Bagdad, a un poderoso general iraní.

Entre las 176 víctimas había 55 ciudadanos canadienses y 30 pasajeros con el estatus de residente permanente.

Khatibzadeh acusó al Gobierno canadiense de "sacar provecho del dolor" de las familias de las víctimas y al juez encargado del caso, de obedecer "órdenes políticas".

Según los abogados de cuatro familiares de víctimas que llevaron el caso ante la justicia canadiense, el fallo abre la vía para que sus clientes puedan exigirle indemnizaciones a Irán por un "acto terrorista". Los denunciantes reclaman 1.000 millones de euros ($us 1.250 millones) en daños y perjuicios.


Comentarios