Escucha esta nota aquí

El ejército israelí destruyó las viviendas de alrededor de 80 palestinos en una vasta operación en el valle del Jordán, en la zona ocupada de Cisjordania, indicaron el miércoles testigos y responsables, tanto palestinos como israelíes. 

Con la ayuda de pequeñas excavadoras, un pueblo entero de beduinos, con sus tiendas, cercados para el ganado y paneles solares, cerca de Tubas, en Cisjordania, fue arrasado el martes por la tarde, dejando a sus habitantes a la intemperie,  como constató un fotógrafo de la AFP.

"Las fuerzas de ocupación israelíes destrozaron por completo ayer por la tarde el pueblo de Homsa al Baqia, dejando a cerca de 80 personas sin techo (...)", denunció el miércoles el primer ministro palestino Mohamed Shtayyeh, que habló de "la mayor operación de destrucción" contra los palestinos en el valle del Jordán. 

La Oficina de Coordinación de las Actividades del Gobierno de Israel en los Territorios Palestinos (Cogat), afirmó el miércoles haber destruido unas estructuras "construidas ilegalmente en una zona de tiro del valle del Jordán".

Situado en un sector que Israel controla y aspira a anexionarse, el valle del Jordán en Cisjordania es una franja de tierra estratégica que se extiende entre el lago Tiberíades y el mar Muerto.       

La construcción de estructuras en esta zona depende de un permiso de las autoridades israelíes, que tiran abajo todas aquellas que, según Israel, no lo tienen. 

Abdelgani Awada, un palestino de 52 años que vivía en este poblado, dijo a la AFP que les dieron "10 minutos para abandonar las casas". "Nuestros padres vivían aquí antes que nosotros. Quieren (los israelíes) vaciar el valle del Jordán de su población palestina", agregó. 

Cisjordania se encuentra ocupada por Israel desde 1967. Según la ONG israelí B'Tselem, contraria a la ocupación, 798 palestinos han visto sus casas destruidas desde principios de año