Escucha esta nota aquí

El jefe del movimiento chiita Hezbolá, Hasán Nasralá, recibió al líder del movimiento palestino Hamás, Ismail Haniyeh, en visita a Líbano, para hablar de la normalización de las relaciones entre los países árabes e Israel, informó el domingo la cadena de televisión Al-Manar.

Haniyeh, jefe de la oficina política de Hamás, está en Líbano desde el miércoles en su primera visita al país en casi 30 años.

Su viaje se produce tras el acuerdo entre Emiratos Árabes Unidos e Israel, anunciado el 13 de agosto, para normalizar sus relaciones. 

El canal de televisión Al-Manar de Hezbolá publicó fotos en su web de Nasralá y Haniyeh sentados juntos, con  mascarillas. 

Ambos hablaron de "los acontecimientos políticos y militares en Palestina, el Líbano y la región", citando "los peligros para la causa palestina", principalmente provocados por los "proyectos árabes de normalización" de relaciones con Israel, indicó Al-Manar.

También subrayaron la "solidez" de los vínculos entre Hezbolá y Hamás, así como la "estabilidad" del "eje de resistencia", la terminología utilizada para designar al movimiento chiita libanés y a sus aliados, en particular Irán, en su luchar contra Israel. 

No se dieron detalles sobre la fecha y el lugar de la reunión. Nasralá ha vivido en un lugar secreto durante una década y no suele hacer apariciones públicas. En 2014 dijo que a menudo cambiaba de lugar de residencia. 

Hezbolá se enfrentó a Israel en las últimas semanas en la frontera con Líbano. 

También hay con frecuencia ataques mortales, atribuidos a Israel, contra combatientes de Hezbolá involucrados en el conflicto en Siria.

Haniyeh estaba en Beirut para participar el jueves en una reunión ampliada de organizaciones palestinas contra la normalización de relaciones entre los países árabes e Israel. 

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que su país está negociando en secreto con líderes árabes y musulmanes una normalización de sus relaciones.

El jefe de Hamás visitó el domingo el campo de refugiados de Ain al Hilué, en la ciudad costera de Saida, donde fue recibido por una multitud. Varios refugiados habían ido hasta el lugar desde otras zonas.

Haniyeh entró en el campamento entre ovaciones, portado en volandas y protegido por miembros de Hamás.

"La normalización no representa a los pueblos de las naciones, ni su conciencia, ni su historia ni su herencia", declaró Haniyeh, según un comunicado publicado por Hamás.

"Hace un tiempo, nuestros cohetes sólo llegaban a pocos metros de las fronteras de Gaza, hoy la resistencia en Gaza posee cohetes que pueden alcanzar Tel Aviv y más allá de Tel Aviv", añadió ante la muchedumbre.

La Franja de Gaza ha sido escenario de tres cruentos enfrentamientos entre Israel y los movimientos armados del enclave desde 2008. El año pasado, Hamás e Israel lograron un acuerdo de tregua, concluido con la intermediación de la ONU, Egipto y Catar, lo que no ha impedido el intercambio de disparos e incluso de escaladas militares.