Escucha esta nota aquí

clarin.com

El presidente estadounidense, Joe Biden, retiró este miércoles las órdenes ejecutivas que buscaban prohibir las populares redes sociales TikTok y WeChat en el Estados Unidos, presentadas por su predecesor, Donald Trump.

En su lugar, instó a abrir una investigación para identificar riesgos de seguridad vinculados a China.

El nuevo decreto ordena al Departamento de Comercio iniciar un análisis "riguroso y basado en evidencias" sobre las aplicaciones que recaban informaciones personales de los usuarios y cuya tecnología tiene lazos con el gigante asiático.

"Ciertos países, incluido China, buscan utilizar las tecnologías digitales y los datos de los estadounidenses que presentan riesgos de seguridad nacional inaceptables, a la vez que ayudan a los controles e intereses autoritarios", señaló la Casa Blanca.

En concreto, el Gobierno estadounidense apunta a aquellas aplicaciones que "son propiedad, están controladas o gestionadas por personas que apoyan a un adversario militar extranjero o actividades de inteligencia, están implicadas en actividades cibernéticas maliciosas, o almacenan datos personales sensibles".

Las órdenes de Trump, de agosto de 2020, se mantienen bloqueadas de momento por decisión judicial.

Trump llegó a exigir que la firma propietaria de TikTok, la china ByteDance, vendiera su negocio en el país a empresas estadounidenses.

La decisión de Biden se produce el mismo día en el que inicia su primer viaje internacional desde su llegada a la Casa Blanca, que le llevará a la cumbre del G7 del Reino Unido, a reuniones con sus socios europeos en Bruselas y a su primer encuentro con su homólogo ruso, Vladímir Putin.

Poco antes de subirse al avión, el mandatario aseguró que el objetivo de su viaje a Europa es "fortalecer la alianza" y "dejar claro a Rusia y a China que "EEUU y Europa están juntos".

La estrategia de Trump contra TikTok

El año pasado, y como parte de su estrategia de aumento de la presión hacia China, Trump dio un ultimátum a TikTok para que traspasara sus operaciones a empresas estadounidenses si no quería ser prohibido en el país, algo que, sin embargo, no terminó ocurriendo, y a día de hoy la aplicación sigue siendo propiedad china.

TikTok tiene más de 100 millones de usuarios en Estados Unidos y se ha convertido en poco tiempo en una de las redes sociales más populares del mundo, especialmente entre los adolescentes.

"La difusión en los Estados Unidos de aplicaciones móviles desarrolladas y propiedad de compañías en la República Popular de China continúa amenazando la seguridad nacional, la política exterior y la economía de los Estados Unidos", había advertido el por entonces presidente.

Así, el líder de la Casa Blanca acusó a TikTok, creado por ByteDance y WeChat, realizado por Tencent, de espiar a sus usuarios estadounidenses para Beijing, en un contexto de tensiones comerciales y políticas con China.

"Como TikTok, WeChat captura automáticamente enormes franjas de información sobre sus usuarios, amenazando así dar acceso al Partido comunista chino a informaciones personales de estadounidenses", señalaba el decreto.

Y agregaba: "La recopilación de datos (de TikTok) amenaza con permitir que el Partido Comunista Chino acceda a la información personal y privada de los estadounidenses, lo que potencialmente le permite a China rastrear las ubicaciones de los empleados y contratistas federales, crear expedientes de información personal para chantaje y realizar espionaje corporativo".


Comentarios