Escucha esta nota aquí

El primer ministro británico, Boris Johnson, pidió el miércoles a Francia que se tranquilice tras la cólera expresada por el gobierno francés a propósito del pacto de seguridad concluido entre Estados Unidos, Australia y el Reino Unido.

"Se trata fundamentalmente de un gran avance para la seguridad mundial. Son tres aliados que comparten los mismos valores, que se unen y crean una nueva asociación para compartir tecnología", afirmó.

La asociación estratégica para la región Indo-Pacífico entre Washington, Londres y Canberra, destinada a contrarrestar la influencia china en la región, tiene como primera consecuencia la ruptura de un importante contrato de suministro de submarinos convencionales firmado por Francia con Australia, a cambio de submarinos nucleares.

Para expresar su molestia, Francia llamó a consultas a su embajador en Estados Unidos, un acto sin precedentes con ese aliado histórico, al igual que al de Australia.

Esta asociación "no es exclusiva, no trata de excluir a nadie. No pretende oponerse a China, por ejemplo", afirmó Boris Johnson.

"Busca intensificar los lazos y la amistad entre tres países de una manera que, creo, será beneficiosa para las cosas en las que creemos", añadió.

Está previsto que el presidente francés, Emmanuel Macron, hable el miércoles por la tarde con su homólogo estadounidense, Joe Biden, para discutir sobre esta crisis de los submarinos.

Comentarios