Escucha esta nota aquí

El lobby de las armas de Estados Unidos obtuvo este jueves una victoria judicial luego que un tribunal federal ordenara la reapertura de las armerías de Massachusetts que habían sido cerradas como parte de las medidas para combatir el nuevo coronavirus. 

Al igual que algunos de sus colegas, el gobernador de este estado del noreste, Charlie Baker, había incluido a las tiendas de armas en la lista de "negocios no esenciales" llamados a mantenerse cerrados durante la pandemia. 

Pero su decisión fue impugnada por los propietarios y vendedores de armas y por asociaciones de defensa del porte de armas en nombre de la segunda enmienda a la Constitución.

El juez federal Douglas Woodlock estuvo de acuerdo con ellos y ordenó que las armerías se reabran el sábado, siguiendo estrictas medidas de precaución (cumplimiento de distancias de protección, uso de máscaras), según una copia de la sentencia consultada por la AFP. 

Con más de 75.000 muertos, Estados Unidos es el país más afectado por el Covid-19 en el mundo. 

Al comienzo de la crisis, la compra de armas se disparó en un país donde un tercio de los ciudadanos adultos poseen al menos una. 

Sin embargo, la proliferación de medidas de contención ha provocado un debate sobre si mantener o no abiertas las armerías. 

Mientras Texas, Ohio y Michigan han considerado estas tiendas "esenciales", los estados de Nueva York o Nueva Jersey, epicentros de la epidemia en Estados Unidos, han tomado una posición diferente. 

El lobby de las armas ha presentado varias demandas en los estados en que los comercios que las venden han tenido que cerrar. El tribunal de Massachusetts es el primero en ordenar su reapertura. 

Un juez de Los Ángeles, por el contrario, desestimó una demanda contra decisiones similares de autoridades de ciudades de California. En otros lugares, los juicios siguen pendientes de sentencia.