Escucha esta nota aquí

El juez del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil que había ordenado suspender la aplicación de mensajes Telegram revirtió este domingo su decisión, después que la compañía cumpliera todas las determinaciones judiciales que habían motivado el bloqueo.

"Considerando que se atendieron integralmente" las órdenes del tribunal, "revoco la decisión de suspender completa e integralmente el funcionamiento de Telegram en Brasil", escribió el juez Alexandre de Moraes en un documento divulgado por el STF. 

La suspensión de esta plataforma clave para la estrategia electoral del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro no llegó a ponerse en práctica, por lo que Telegram continuó funcionando normalmente durante el fin de semana. 

Tras el anuncio de la suspensión, el fundador de Telegram, Pavel Durov, de origen ruso, pidió disculpas a la corte suprema y dijo que los incumplimientos que motivaron el bloqueo se debieron a un "problema de comunicación" por e-mails traspapelados, pidiendo más tiempo para atender las órdenes judiciales y evitar el bloqueo.

El sábado, el juez otorgó 24 horas más para que la empresa cumpliera con todos los pedidos, entre ellos designar un representante legal en Brasil, suspender ciertos perfiles y detallar ante la justicia qué medidas toma para combatir la desinformación. 

Según Moraes, la empresa informó haber adoptado diversas medidas para combatir la desinformación, entre ellas la vigilancia "manual" de los 100 canales más populares de Brasil, la posibilidad de señalar publicaciones específicas de los canales como imprecisas, la restricción de perfiles que diseminen desinformación y la promoción de informaciones verificadas. 

Publicación de Bolsonaro removida

El juez también solicitaba la remoción de una publicación de Bolsonaro de agosto del año pasado en la que el mandatario cuestionaba, sin pruebas, la confiabilidad del sistema de voto electrónico de Brasil, vigente desde 1996.  

Ya desde el sábado, la publicación no estaba disponible: "Este mensaje no puede mostrarse" porque "violó las leyes locales", decía en su lugar.

Bolsonaro, que tiene más de un millón de seguidores y numerosos grupos de apoyo en Telegram, había calificado la suspensión como "inadmisible" y dijo que amenazaba "la libertad" de los brasileños. 

El mandatario está concentrando desde hace meses a su militancia en grupos y canales de Telegram, tras ver borradas algunas de sus publicaciones en YouTube, Twitter y Facebook por informaciones falsas.

Telegram, que tiene sede en Dubai, está instalada en el 53% de los celulares brasileños y es la plataforma que más crece en el país, según el Tribunal Superior Electoral.

La aplicación, que ha sido objeto de prohibición o restricciones en varios países como India y Rusia, llevaba tiempo en la mira de las autoridades judiciales brasileñas, especialmente molestas con el hecho de que la compañía no tuviera representación legal en Brasil y no respondiera a sus demandas para evitar una avalancha de desinformación en las próximas elecciones, como la que sacudió la campaña electoral de 2018.

Comentarios