Escucha esta nota aquí

La justicia de Perú revisaba ayer los cargos contra la excandidata presidencial Keiko Fujimori, antesala de uno de los primeros juicios contra una prominente figura política del país por el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht.

La primogénita del encarcelado exmandatario Alberto Fujimori, para quien la fiscalía pidió 30 años y 10 meses de prisión por presunto lavado de dinero y otros delitos, volvió al primer plano judicial tres meses después del balotaje en el que perdió por poco una presidencia que le habría dado inmunidad para posponer el proceso por los cinco años de mandato.

El juez Víctor Zúñiga abrió hacia las 10:00 la audiencia de “control de la acusación”, antesala del juicio penal contra Keiko Fujimori y 39 coacusados, incluido su marido, el estadounidense Mark Vito Villanella. Ella niega los cargos.

Tras abrir la audiencia virtual, el magistrado comenzó a revisar del adecuado cumplimiento de la notificación a cada uno de los 40 acusados.

“Preparándonos para el proceso (electoral) regional/municipal 2022”, tuiteó Fujimori el lunes en la noche, sin mencionar la audiencia, a la que no asiste pues la ley no la obliga a comparecer en esta fase del proceso. Es representada por la abogada Giulliana Loza.

En esta fase, que puede durar días, semanas o meses, el magistrado evalúa la imputación de la fiscalía y debe decidir si acepta todo o parte del legajo acusatorio del fiscal José Domingo Pérez. /AFP.

Comentarios