Escucha esta nota aquí

La junta militar en el poder en Malí desea se ponga en marcha un órgano de transición dirigido por un militar durante tres años, y aceptó que el presidente depuesto, Ibrahim Boubacar Keita, regrese a su domicilio, indicaron el domingo fuentes de la Cedeao y de la junta.

"La junta afirmó que desea realizar una transición de tres años para revisar los fundamentos del Estado maliense. Esta transición estará dirigida por un órgano presidido por un militar, que al mismo tiempo será jefe del Estado", indicó a la AFP una fuente de la delegación de la Comunidad Económica de África Occidental (Cedeao) presente en Bamako.

"El gobierno también estará compuesto mayoritariamente por militares", según la propuesta de la junta, explicó esta fuente, que pidió el anonimato.

Según esta, la junta dio su acuerdo para "liberar al presidente Keita", al que tiene detenido desde el golpe de Estado del martes, "que podrá volver a su domicilio" de Bamako.

"Y si desea viajar para recibir cuidados médicos, no hay problema", agregó la fuente. 

En cuanto al primer ministro, Boubou Cissé, que fue arrestado al mismo tiempo que el presidente Keita y que está detenido en el campo militar de Kati, a las afueras de la capital, "obtuvimos de la junta que acepte que [sea transferido] a una residencia vigilada en Bamako", agregó el responsable.

Un miembro de la junta confirmó a la AFP "los tres años de transición con un presidente militar y un gobierno compuesto mayoritariamente por militares", así como las decisiones relativas al presidente Keita y su primer ministro.