Escucha esta nota aquí

Tres manifestantes acusados de lanzar cócteles molotov a vehículos de la policía durante las protestas contra la desigualdad racial en Nueva York fueron acusados el viernes por un jurado federal y podrían ser castigados con cadena perpetua.

Samantha Shader fue acusada de arrojar un artefacto explosivo en un automóvil de la policía durante una manifestación el 29 de mayo, mientras que Colinford Mattis y Urooj Rahman están acusados por la Fiscalía Federal de Brooklyn de dañar a otro coche de policía durante una manifestación un día después. En ambos casos, nadie resultó herido.

Mattis , de 32 años, y Rahman, de 31 años, son abogados de profesión y habían tenido una trayectoria modélica hasta la fecha.

Mientras que Shader, de 27 años, ya había tenido asuntos judiciales en varios estados de Estados Unidos, según el fiscal.

Los tres manifestantes enfrentan siete cargos federales, que incluyen incendio premeditado, posesión y uso de explosivos y dispositivos destructivos.

Los tres están encarcelados y serán inculpados formalmente por un juez el 25 de junio. Si son condenados, el riesgo máximo por todos estos cargos es la cadena perpetua, le dijo a la AFP un portavoz del fiscal, que está decidido a tratar con mano dura a los manifestantes.

Las protestas durante las cuales ocurrieron esos hechos tuvieron lugar el fin de semana que siguió a la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis, el 25 de mayo.

La actitud de la policía de Nueva York, que en ocasiones reprimió violentamente a los manifestantes, fue ampliamente criticada y algunos oficiales fueron sancionados.