Escucha esta nota aquí

La candidata presidencial derechista Keiko Fujimori afirmó este miércoles que quiere que Perú sea un país del "primer mundo, no Corea del Norte", al exponer sus diferencias con el izquierdista Pedro Castillo, a quien se enfrentará en un balotaje en junio.

"Yo propongo que el Perú sea un país del primer mundo, no Corea del Norte", dijo la candidata derechista, marcando distancia con Castillo, un profesor defensor de las estatizaciones que dio la sorpresa el domingo al conseguir el primer lugar en el escrutinio de la primera vuelta electoral.

El maestro de escuela rural y la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) consiguieron 19,12% y 13,36% de los votos, respectivamente, en una primera vuelta que contó con récord de 18 candidatos y ningún favorito. La oficina nacional electoral (ONPE) ya escrutó el 99,62% de los votos.

"El oponente ha planteado la vieja tesis comunista de la lucha de clases, del odio y la confrontación. Es su decisión", afirmó Keiko Fujimori, agregando que ella propone un "reencuentro de los peruanos", después de 20 años de "crítica, confrontación, odio, venganza" desde la renuncia de su padre a la presidencia.

"Tengo la fortaleza, la experiencia, después de todo lo que me ha tocado vivir, para servir y guiar a nuestra patria como la próxima presidenta del Perú", agregó en su primera aparición pública desde el domingo.

- Pasaje bíblico -

La candidata de 45 años comenzó su exposición ante la prensa leyendo un pasaje de la Biblia y mostró un tono conciliador que contrastó con el estilo belicoso de sus campañas de 2011 y 2016, en las que fue derrotada en sendos balotajes por Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski.

Keiko Fujimori había mostrado por primera vez un tono conciliador a fines de 2020, cuando retomó su carrera política después de permanecer 16 meses en prisión preventiva por el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht, que salpicó a cuatro expresidentes peruanos. 

"A los que me siguen les pido: no ataquen a los seguidores de Pedro Castillo. Ellos merecen todo nuestro respeto, son peruanos", dijo. "No caigamos en ese facilismo de la campaña del miedo", "esto va a ser un debate de ideas", añadió.

Fujimori, quien quedó en libertad en mayo de 2020 con medidas cautelares pero enfrenta un próximo juicio por presunto lavado de dinero, informó que sus abogados solicitaron a la justicia que la autorice a salir de Lima para hacer campaña en provincias de cara al balotaje del 6 de junio.

Perú ahora se encamina a un balotaje que amenaza con sembrar la polarización, entre dos postulantes situados en las antípodas, que en conjunto obtuvieron apenas el 32% de los votos en la primera vuelta.

El ganador asumirá el cargo el 28 de julio, fecha en que conmemora el bicentenario de su independencia el país andino, en recesión por la pandemia y casi ingobernable desde 2016.

- "Caminos opuestos" -

Castillo, que ganó notoriedad al encabezar una huelga nacional del magisterio en 2017, aboga por un activo papel económico del Estado, incluso con nacionalizaciones. 

El profesor de 51 años además promete convocar a una Asamblea Constituyente, mientras Fujimori defiende la carta magna vigente, promulgada por su padre en 1993, que privilegia el liberalismo económico. 

"Ésta es una competencia entre los ricos y los pobres [...], también una lucha entre el patrón y el peón, y entre el amo y el esclavo", declaró Castillo en su natal Cajamarca (norte) el lunes.

Fujimori expresó que el balotaje muestra "dos caminos totalmente opuestos".

"Yo propongo generar riqueza, no propongo generar pobreza; yo propongo promover la pequeña, micro, mediana y grande empresa; no estatizarla, no expropiarla", dijo. "Yo propongo un modelo de economía social de mercado, no el marxismo o el comunismo".

- "Pan al estómago" -

Los peruanos no están pensando en izquierda o derecha, sino en sobrevivir ante la pandemia y la recesión económica, dijo este miércoles Castillo, quien siempre luce un sobrero de copa alta típico de Cajamarca.

"Pensar en izquierda o derecha queda chico, porque el pueblo no está pensando si eres de derecha o izquierda, el pueblo piensa en cómo llevar un pan al estómago, cómo le salvas de este estado de emergencia" sanitaria, expresó.

Ambos candidatos coinciden en algunos temas: son antiaborto, defienden la familia tradicional, no dan importancia a los derechos de la comunidad LGTBI y rechazan el enfoque de género en las escuelas.

Comentarios