Escucha esta nota aquí

Asunción, la capital paraguaya, se encontraba este martes asfixiada por el humo provocado por incendios forestales, en medio de altas temperaturas y vientos sostenidos del norte.

Los bomberos consiguieron aplacar unas 50 hectáreas de pastizales incendiados alrededor del aeropuerto internacional "Silvio Pettirossi", la principal terminal aérea.

El Congreso de Paraguay declaró este jueves la emergencia nacional ante grandes incendios que asuelan a varios puntos del país, atizados por vientos de 50 km/hora y temperaturas de más de 40 grados, lo que permite al gobierno brindar asistencia a los municipios afectados.


Los reportes de ABC señalaban que se registraron 12.280 focos de calor en las últimas 24 horas en Paraguay a diferencia de ayer que fueron 2.296.

La Policía clausuró por varias horas la autopista que conduce al aeropuerto para prevenir accidentes por el humo. 

Los bomberos también consiguieron controlar otras decenas de hectáreas que ardieron en el centro de acopio de basura de Asunción y su área metropolitana.

Las llamas se expanden a causa de los fuertes vientos y el campo seco atizado por una larga sequía que azota a este país mediterráneo sudamericano.

Paraguay, de más de 406.000 km2 de superficie, que colinda con Argentina al oeste y al sur, con Brasil al norte y al este, y con Bolivia al noroeste, soporta esta semana unos 40 grados de temperatura, sostenida por fuertes vientos de hasta 70 km por hora.

En el departamento de Ñembucú, 300 km al sur en la frontera con Argentina, unas 700 hectáreas de pastizales fueron devoradas por las llamas en los últimos días, reportó un portavoz de la Asociacion Rural.

En el bajo Chaco (noroeste) se reportaron unas 40.000 hectáreas de daños por los incendios.

La falta de lluvias ha reducido al mínimo el nivel del río Paraguay, que cruza el territorio por unos 1.000 km, una situación que dificulta la navegación de las barcazas que transportan toneladas de mercancías con destino a los puertos del Río de la Plata.

Pepe Cartes, director ejecutivo de la organización no gubernamental Guirá Paraguay, que vigila los incendios vía satélite, relató que hace más de un mes hubo un gran incendio en el Pantanal, la llanura aluvial que Paraguay comparte con Brasil y Bolivia, a 800 km al noreste.

Al principio, "solamente la parte norte (brasileña) del Pantanal se quemó", indicó Cartes. "Después hubo una intermitencia de incendios más al sur, en el lado boliviano. El parque Ortuki se incendió bastante. En Paraguay se mantienen incendios esporádicos, no tan generalizados", explicó.

En 2019, a esta misma altura del año, el incendio generalizado tomó el territorio del Pantanal en la triple frontera.

El año pasado por estas fechas hubo un incendio generalizado en el Pantanal que tomó la parte sur de Bolivia y la parte norte del Paraguay, unas 60.000 hectáreas.

El incendio provocado es un arma natural de los productores que limpian el terreno para sus pasturas así como hacen los cazadores para provocar la salida de los animales silvestres del monte.