Escucha esta nota aquí

La Cepal propuso este martes la entrega de un ingreso básico de emergencia mensual de $us 143 por seis meses a 215 millones de latinoamericanos pobres, los más afectados por la pandemia del coronavirus.

La extensión del virus llevará a un desplome de las economías regionales durante este año, con una caída promedio del PIB del 5,3%, lo que llevará a 28,7 millones de personas bajo la línea de pobreza, estima el organismo.

En este contexto, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) -un organismo técnico de las Naciones Unidas, con sede en Santiago- propuso la entrega inmediata de un ingreso básico de emergencia, con la perspectiva de permanecer en el tiempo según la situación de cada país.

"Esto es especialmente relevante dado que la superación de la pandemia tomará tiempo y las sociedades deberán coexistir con el coronavirus, lo que dificultará la reactivación económica y productiva", dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, en rueda de prensa virtual.

“Esta caída nos podría costar un retroceso de 13 años. Lo que hagamos hoy nos permitirá no caer de nuevo en otra década perdida (...). Nos tardamos 25 años en recuperar los niveles de pobreza que tampoco eran buenos”, agregó Bárcena, citada por el diario mexicano La Jornada.

Este ingreso de emergencia (IBE) equivale al costo per cápita para adquirir una canasta básica de alimentos y otras necesidades esenciales para la población en situación de pobreza en 2020, es decir, 215 millones de personas o el 34,7% de la población regional. 

La medida implicaría un gasto adicional del 2,1% del PIB regional para abarcar a todas las personas que se encontrarán en situación de pobreza este año.

Según el reporte, los grupos especialmente vulnerables a la crisis socioeconómica derivada de la pandemia son las mujeres y las personas de estratos de ingresos bajos y medios-bajos.