Escucha esta nota aquí

El conservador Partido Popular, del jefe del Gobierno español saliente Mariano Rajoy, salió reforzado de las legislativas de ayer, según resultados definitivos, pese a no obtener mayoría absoluta para gobernar en solitario, como ya ocurrió en diciembre.

Convocados a las urnas por segunda vez en seis meses, los españoles estaban llamados a romper el bloqueo político que mantiene a la cuarta economía de la Eurozona con un Gobierno interino desde hace medio año.

Sin embargo, el resultado volvió a pintar un paisaje político fragmentado, en el que la coalición de izquierda radical Unidos Podemos no logró finalmente superar, como esperaba, a los socialistas.

El PP se erigió como único beneficiado: pese a haber renunciado a formar gobierno tras las últimas elecciones por falta de apoyo, Rajoy logró que el PP pasase de 123 a 137 escaños en una cámara de 350 diputados.

En las primeras elecciones en Europa tras la victoria del Brexit, había cerrado su campaña presentándose como garante de "estabilidad" ante los desafíos que planteará la salida del Reino Unido de la Unión Europea. "Reclamamos el derecho a gobernar precisamente porque hemos ganado las elecciones", lanzó Rajoy desde la sede de su partido en Madrid, donde una multitud ondeaba las banderas azules de su formación al grito de "¡Campeones, campeones!".

Pese a los innumerables casos de corrupción que pesan sobre su partido, Rajoy, de 61 años, ganó defendiendo su balance económico.

Decepción de Podemos
El PP se queda no obstante lejos de la mayoría absoluta y necesitará buscar aliados para formar gobierno.
Buscará sin duda el apoyo del PSOE, que quedó segundo con 85 escaños, frente a 90 en diciembre, su peor resultado desde el retorno de la democracia a España en 1978.

Su líder Pedro Sánchez, de 44 años, aseguró una y otra vez que no votará por un gobierno conservador, pero la situación política podría llevarlo a permitir con su abstención un ejecutivo del PP en minoría.
Pese a la pérdida de escaños, Sánchez logró evitar la gran amenaza que pendía sobre su cabeza: que la coalición radical Unidos Podemos le arrebatase el liderazgo de la izquierda.

Encabezada por Pablo Iglesias, de 37 años, dicha coalición -formada por el partido antiausteridad Podemos, los ecocomunistas de Izquierda Unida y varias pequeñas formaciones regionales- sumó 71 diputados como en diciembre.

Tras años de drásticos recortes en políticas sociales que dispararon la desigualdad, muchos españoles confiaban en que ganasen poder para poner en cuestión, aliado a otras izquierdas europeas, la austeridad imperante en la UE.
Sin embargo, sus aspiraciones se vieron frustradas: juntos perdieron más de un millón de votos respecto a diciembre y "el cambio" que prometían tendrá de esperar