Escucha esta nota aquí

El enfrentamiento entre Nicolás Maduro y el opositor Juan Guaidó ha ido retrasando la adquisición de vacunas contra el Covid-19. Aunque el gobierno chavista ha comprado suero a Rusia y China, no hay suficientes vacunas ni siquiera para la mitad de la población. Mientras la disputa se prolonga, los casos del nuevo coronavirus se han disparado en el país. El feriado religioso se ha convertido en una semana de cuarentena radical para contener el avance de la enfermedad, y los profesionales sanitarios protestan para recibir la inmunización.  

El Covid-19 avanza en Venezuela. Sólo en las últimas horas se han registrado 1.348 casos de la enfermedad. Algunos están infectados por la variante brasileña. En la capital, Caracas, los hospitales públicos y privados están abarrotados. 

Incluso con la llegada de las vacunas rusas Sputnik V y chinas Sinopharm, una gran parte de la población no se ha vacunado. El retraso ha generado una serie de quejas al gobierno.

Retraso en la vacunación

Venezuela es uno de los países más retrasados de la región en la inmunización de la población contra la Covid-19. Esto se debe en gran medida a la disputa política entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro.

En marzo, Venezuela recibió miles de dosis de la vacuna Sputnik V. Sin embargo, en el orden de prioridades estaban los dirigentes políticos, incluido el propio Nicolás Maduro, y los miembros de las fuerzas armadas del país.

Según el ministro de Salud venezolano, Carlos Alvarado, ya se han inmunizado unos 98.000 profesionales de la salud en el país. Este retraso ha llevado a Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermería de Caracas, a animar a los trabajadores de la salud a manifestarse para que todos se vacunen. Entre los muertos por Covid en Venezuela hay más de 400 trabajadores médicos.

La adquisición de vacunas por parte de Covax, una coalición de al menos 165 países para garantizar la igualdad de acceso a una vacuna que funciona,  podría agilizar la vacunación en Venezuela. Pero los embrollos políticos han retrasado la compra de vacunas con el sistema. La pugna política entre el gobierno chavista y la oposición ha tenido consecuencias directas en el cambio de la junta directiva de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Venezuela.

Información extraoficial indica que el gobierno de Maduro exigió la salida de Paollo Baladelli, ex director de la OPS en Caracas. Estaba negociando con la Oficina Técnica Nacional el acceso al sistema Covax. Además de la adquisición de inmunizadores, la administración de Paollo Baladelli, junto con la Oficina y parte de la sociedad científica, organizó un plan nacional de inmunización.

La Mesa Técnica Nacional está formada por parlamentarios elegidos para el periodo 2015-2020, en la que, entre otros opositores, está Juan Guaidó. Decenas de países siguen considerando a Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Maduro veta a AstraZeneca

La Mesa presidida por Guaidó llegó a aprobar unos 18 millones de dólares como parte de la financiación del sistema Covax, que traería al país las vacunas del laboratorio AstraZeneca.

Guaidó, que se está recuperando de Covid-19, dijo que "Venezuela necesita urgentemente la vacuna, y el sistema Covax es el mejor enfoque para una distribución imparcial y equilibrada de las vacunas y sin ningún tipo de discriminación”.

Antes del reemplazo de Baladelli por Gerardo de Cosío, el gobierno de Maduro vetó la entrada y el uso de la vacuna de AstraZeneca en Venezuela con el argumento de que causa efectos secundarios.

"No traeremos a Venezuela ninguna vacuna que esté causando estragos en el mundo. Sólo traeremos los que sean evaluados científicamente en nuestro país como seguros", dijo Maduro. 

Con los recursos bajo la tutela de Juan Guaidó y sin poder pagar el acceso al mecanismo Covax, Nicolás Maduro lanzó el pasado domingo la campaña petróleo por vacunas. Esta sería la forma de reducir el déficit de dosis del inmunizador. Aun así, el sistema Covax sólo cubriría el 20% de las dosis que necesita el país.

Nuevas vacunas rusas y chinas

En la búsqueda de alternativas al sistema Covax y AstraZeneca, Venezuela recibió el martes un cargamento con 750.000 dosis de las vacunas rusas Sputnik V y chinas Sinopharm.

Durante la recepción de Yuri Borisov, vicepresidente de Rusia, que se encuentra en Caracas para revisar cientos de acuerdos con el gobierno, Maduro informó que Venezuela ha adquirido "una nueva vacuna 100% potente, efectiva y segura, que es la segunda vacuna rusa, EpiVacCorona."

Según Nicolás Maduro los próximos en ser vacunados son los adultos mayores de 60 años y las personas que tengan alguna enfermedad que los haga más vulnerables a la covid-19.

 

Comentarios