Escucha esta nota aquí

Una mayor diversidad reforzaría la Organización Mundial del Comercio (OMC), argumenta Amina Mohamed, mujer y africana, que compite por liderar la organización internacional afectada de lleno por la crisis del multilateralismo.

Para esta keniana, de 58 años, dar a una mujer o a alguien de África la oportunidad de dirigir la OMC, enviaría "un mensaje muy poderoso", según explicó en una entrevista concedida a la AFP.

Hasta ahora, el organismo, que se jacta de organizar la liberalización ordenada del comercio mundial, siempre ha estado dirigido por hombres.

Mohamed, una de los ocho candidatos para el puesto de director general, dijo que la OMC se beneficiaría de ser un reflejo más fiel de todos los que contribuyen al comercio mundial.

Actual ministra de Deportes y Cultura, Amina dirigió anteriormente la diplomacia keniana. Compite con otros dos candidatos del continente, la nigeriana Okonjo Iweala y el egipcio Abdel Hamid Mamduh.

Si bien los estatutos de la OMC no prevén la rotación geográfica del director general, algunas voces sugieren que el puesto sería ocupado por un africano o una africana.

Desde su creación en 1995, la OMC ha estado dirigida por seis hombres: tres europeos, un neozelandés, un tailandés y un brasileño.

Mohamed compite también con otras dos mujeres, Iweala y la surcoreana Yoo Myung hee.

El próximo jefe de la OMC deberá afrontar un contexto de crisis económica, a causa de la pandemia, pero también de confianza en el multilateralismo bien fundado de la liberalización del comercio mundial.

Todo ello en un contexto de guerra comercial entre las dos principales potencias económicas mundiales, China y Estados Unidos.