Escucha esta nota aquí

La economía brasileña registró un repunte de 7,7% en el tercer trimestre respecto al segundo, saliendo de la recesión en la cual la había sumido la pandemia de coronavirus, informó este jueves el instituto oficial de estadísticas IBGE.

El resultado es inferior a la expectativa promedio de un crecimiento de 8,8% de los expertos consultados por el diario Valor y no compensa las pérdidas del año, que siguen marcando una contracción de 5% respecto al mismo periodo de 2019.

Con respecto al tercer trimestre de 2019, la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de la mayor economía latinoamericana es de 3,9%, precisó el IBGE.

El país había caído en recesión técnica tras dos trimestres consecutivos de contracción económica (-2,5% en el primer trimestre y -9,7% en el segundo).

El principal motor del tercer trimestre respecto al segundo fue la industria (+14,8%), seguida por los servicios (+6,3%), en tanto que las actividades agropecuarias registraron un retroceso de 0,5%.

"Desde la óptica productiva, el destaque fue la industria de transformación (+23,7%), por el hecho de haber caído bastante en el segundo trimestre (-19,1%) debido a las restricciones al funcionamiento" ordenadas para para evitar los contagios, explicó la coordinadora de Cuentas Nacionales del IBGE, Rebeca Palis.

La actividad económica de Brasil estuvo apuntalada desde abril por los subsidios acordados a casi un tercio de la población para enfrentar el impacto de la pandemia, que ya dejó más de 174.000 muertos en el país, el segundo más golpeado por la enfermedad.

Pero esos subsidios, que agravaron los déficits y la deuda pública, fueron reducidos a la mitad en septiembre y corren el riesgo de ser eliminados a partir de enero.

El Gobierno proyecta para este año una contracción del PIB de 4,5% y un crecimiento de 3,2% en 2021.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), menos optimista, auguró el miércoles una caída del PIB brasileño de 5,8% en 2020 y un repunte de 2,8% el año próximo.


Comentarios