Escucha esta nota aquí

China no cede frente a la guerra comercial con Estados Unidos, mientras crece la incertidumbre mundial. La designación como país “manipulador de divisas” por parte de Estados Unidos tras la caída del yuan a niveles históricos es, a ojos de China, poco menos que una infamia: el Banco Central reaccionó calificando la medida de “injustificada”.

La divisa china, el yuan, rompió el lunes la barrera psicológica de las siete unidades por cada dólar, algo que llevaba sin pasar desde abril de 2008.

Ayer, el yuan se recuperó algo y, aunque la tasa de referencia del BPC para la jornada se mantuvo ligeramente por debajo de 7 por dólar (6,9996), el yuan ‘offshore’ -el cotizado en mercados internacionales- seguía por encima a las 16:00 (08:00 GMT), cuando marcaba 7,0696 por cada dólar. Cinco son los efectos más directos por la caída del yuan y del dólar en la economía mundial.

 

1.- Guerra de divisas

La transformación de la guerra comercial en una guerra de divisas entre Estados Unidos y China, impactará en los mercados financieros internacionales, donde se hará más cara la obtención de créditos.

2.- Productos más baratos

Un yuan más débil significa que los productos chinos denominados en dólares serán más baratos en el mercado internacional, algo que ayudará a frenar el efecto negativo de los nuevos aranceles estadounidenses sobre la competitividad china.

3.- Baja la competitividad

Aumenta la presión de los productos chinos manufacturados en el mercado internacional porque bajan de precio y compiten directamente con los productos nacionales. En Bolivia, los textiles, los alimentos y los insumos industriales pueden sufrir un impacto.

4.- Impacto en las divisas

En América Latina, las principales divisas pierden valor arrastradas por la decisión de China y el temor a que las turbulencias desemboquen en un menor crecimiento de las economías que exportan a China.

5.- Menor poder adquisitivo

La caída de la divisa china se traduce a medio plazo en un deterioro del poder adquisitivo de las empresas y los hogares chinos, lo que reduce la demanda internacional.

Tags

Comentarios