Escucha esta nota aquí

La incertidumbre política en Italia y en España se hizo sentir ayer en las principales bolsas europeas, que cerraron a la baja, con el sector bancario entre los más afectados, especialmente en esos dos países.

Ambos mercados sufrieron pérdidas de un 2,49 % en el caso español, su quinta caída consecutiva y la mayor desde febrero, mientras que el de Milán bajó un 2,65%, siguiendo la estela de los últimos días. En el resto de Europa, Lisboa cayó un 2,61%, Fráncfort un 1,53%, París un 1,29% y Londres un 1,26%.

La atención estuvo centrada en las respectivas primas de riesgo, que miden los diferenciales con el bono alemán a diez años, tras los repuntes experimentados desde el inicio de la inestabilidad en Italia y en España.

En España, ese indicador se disparó hasta los 137 puntos básicos, máximos desde abril de 2017, mientras que en Italia superó en algunos momentos los 300 puntos básicos. El empeoramiento de la crisis de Gobierno en Italia desencadenó la venta de euros y el Banco Central Europeo (BCE) fijó el tipo de cambio en 1,15 dólares.

 La fuerte repercusión de estos acontecimientos en los bonos, crecimiento y valor de las divisas podría convertir a Italia en la nueva Grecia de la Unión Europea (UE).

Comentarios