Escucha esta nota aquí

En un fallo inédito y pionero a nivel mundial, la más alta jurisdicción alemana ordenó el martes a Facebook el cese de la recopilación automática, y sin acuerdo específico, de los datos de los usuarios de sus aplicaciones como Whatsapp o Instagram, lo que inflige un serio revés para el gigante estadounidense.

"No existe ninguna duda sobre la posición dominante de Facebook en el sector de redes sociales así como sobre la utilización de esa posición dominante", explicó el Tribunal Federal alemán en la decisión en primera instancia, a la espera de un fallo definitivo.

Este confirma en apelación un dictamen de la autoridad alemana de competencia de principios de 2019.

La instancia había considerado que el grupo se beneficiaba de su posición dominante en el mercado de las redes sociales para imponer clausulas abusivas de recopilación automática de datos personales en sus reglamentos de usuarios.

"Facebook ya no puede obligar a sus usuarios a aceptar una recopilación prácticamente ilimitada de sus datos", resumió el presidente de la oficina anti-cártel alemana, Andreas Mundt.

30 millones de usuarios 

Entre dichas cláusulas figuran aquellas que autorizan a Facebook a utilizar los datos de sus aplicaciones (Instagram, Whatsapp) para establecer un perfil completo de sus abonados.

Alemania exige a Facebook que solicite "el acuerdo explícito" de sus usuarios antes de aplicar este tipo de recogida de datos.

Las autoridades de la competencia quieren además que la empresa no excluya a aquellos usuarios que rechacen dar su autorización, lo que abre el camino a establecer parámetros de confidencialidad adaptados a cada usuario.

Facebook había presentado una apelación el año pasado contra la Oficina alemana anti-cártel. Un primer tribunal falló a su favor suspendiendo la aplicación del texto hasta una decisión definitiva.

La más alta jurisdicción acaba de anular esta suspensión, infligiendo un duro revés al grupo estadounidense que acumula 30 millones de usuarios en Alemania.

"Facebook no da ninguna posibilidad de elegir" sobre la recopilación de datos, justificó el presidente del Tribunal Federal, Peter Meier-Beck, al conocerse la decisión.

Reglamento europeo 

El grupo de Mark Zuckerberg aseguró que no habría "cambios inmediatos para las personas o empresas que utilicen nuestros productos y servicios en Alemania", a la espera del fallo definitivo.

La red social considera que no se beneficia de ninguna posición dominante ante sus competidores, como Twitter o Snapchat, y estima que ha cambiado suficientemente sus parámetros de confidencialidad, conforme al Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD).

Pero es poco probable que el Tribunal alemán revise su decisión en el veredicto definitivo.

El presidente de la autoridad de competencia, Andreas Mundt celebró por su parte la decisión judicial.

"Los datos privados son un instrumento decisivo del poder económico y del lugar del mercado de internet" de los grandes grupos, declaró. "Cuando se recopilan datos ilegalmente, la intervención de la autoridad de la competencia debe ser posible".

En los últimos años, Facebook ha sido cuestionado a menudo en todo el mundo por abusos en la recopilación o utilización de datos personales de sus usuarios.