Escucha esta nota aquí

La nominada a la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, Amy Coney Barrett, se reúne este martes con senadores republicanos para preparar su voto de confirmación que el partido espera realizar antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Barrett, una conservadora de 48 años, se reunió con el jefe de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, también con el senador Ted Cruz y tiene agendadas varias entrevistas; incluyendo una con Lindsey Graham, que presidirá la audiencia de confirmación en el comité de asuntos judiciales de la cámara.

El presidente Donald Trump la nominó para llenar la vacante dejada en la Corte por la fallecida magistrada liberal Ruth Bader Ginsburg, una decisión que puede impactar en múltiples asuntos muy divisivos para los estadounidenses como el aborto, el porte de armas o la atención médica.

La obstinación de Trump para que Barrett sea confirmada antes de las elecciones, en las que las encuestas lo ponen en desventaja, galvanizó a los demócratas que postulan a Joe Biden y sostienen que la decisión debe ser tomada por el ganador de los comicios.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schummer, dijo que no se entrevistará con Barrett.

"No voy a reunirme con la jueza Barrett. ¿Por qué habría de reunirme con la nominada en un proceso tan ilegítimo?", dijo.

Otros senadores demócratas también rehusaron recibirla, pero la senadora Cory Cook, que integra el comité de asuntos judiciales, dijo que lo haría.

"Una de las cosas que quiero preguntarle es si se recusará en cualquier tema electoral que se nos presente", dijo Booker. "Si no se recusa, temo que la Corte quede más deslegitimada", añadió.

La audiencia en el comité está programada para el 12 de octubre y el voto del plenario para antes de la batalla electoral entre Trump y Biden.

Salvo una enorme sorpresa, los republicanos, que cuentan con 53 de los 100 escaños de la Cámara, confirmarán a Barrett para este cargo vitalicio.

De ser así, el ala conservadora de la Corte, que a veces suele ganar por 5-4, podría disponer de una cómoda mayoría de 6 a 3.

Desde que entró a la Casa Blanca en 2017, Trump nominó a dos de los nueve integrantes del cuerpo.