Escucha esta nota aquí


La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró este lunes que las previsiones que realizan descartan "cada vez más" una segunda ola importante de contagios por coronavirus, casi un mes después de que el organismo advirtiera lo contrario

"Hablan desde un rebrote puntual hasta una ola importante, pero esta última posibilidad cada vez se va descartando más. Estamos mucho mejor preparados en todos los ámbitos", señaló la directora de Salud Pública, María Neira.

Según Neira, "hemos rebajado tanto la tasa de transmisión que el virus tendrá dificultades para sobrevivir. Debemos tener mucha prudencia para afirmar si esto es el final de la ola, pero los datos como mínimo nos muestran que se evitó la transmisión y la explosión de las primeras semanas".

En declaraciones a la radio de Barcelona RAC-1, Neira pidió "mucha prudencia y sentido común" en esta fase "crítica" de la pandemia. Solicitó que la población no tenga "ni paranoia ni excesiva relajación" y que aprenda a "convivir con las enfermedades infecciosas".

La médica española reconoció que la OMS aún tiene "ciertas dudas sobre la relación del virus con la climatología", aunque están viendo que "está haciendo el recorrido geográfico que se espera de un virus que quiere sobrevivir".

Pese a los dichos de Neira, casi un mes atrás otra era la postura de la OMS. El 30 de abril, Hans Kluge, director regional para Europa del organismo, había señalado que "es escencial prepararse para una segunda o tercera ola, particularmente si todavía no hay una vacuna disponible". Y reiteró: "Es necesario estar preparados".

Desde enero, cuando la enfermedad comenzó a esparcirse con cierta rapidez desde China, la OMS se desdijo en varios de sus análisis y recomendaciones, lo que le valió críticas de funcionarios y especialistas. Por ejemplo, el 12 de enero dejó entrever que no había "evidencia" de que el Covid-19 se transmitiera de persona a persona.

En ese entonces, el organismo desaconsejaba la restricción de viajes y el comercio, así como tampoco consideraba necesaria la suspensión de eventos multitudinarios. También les había pedido a los países que no acopiaran equipos de protección, algo que terminó siendo esencial para evitar el colapso de los sistemas sanitarios en cada país.

En tanto, el 12 de abril, la organización internacional había desaconsejado el uso del barbijo, una medida que fue adoptada en gran parte del mundo. "No hay respuesta binaria ni solución milagro. Las mascarillas solas no pueden frenar la pandemia", señalaba el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Luego tuvo que rectificarse. (Clarín de Argentina)