Escucha esta nota aquí

En medio de los rebrotes en varios países que creyeron haber superado la crisis del coronavirus, y ante la falta de certezas que prima debido a la novedad del Covid-19, hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) se mostró cauta y aseguró que el planeta está muy lejos de haber alcanzado la inmunidad colectiva.

En alusión a este posible escenario, que remite a un estado en el cual una proporción suficiente de la población posea los anticuerpos para detener la propagación, algo a lo que en marzo había querido apostar el primer ministro británico Boris Johnson, el jefe de emergencias, el doctor Michael Ryan, rechazó la teoría durante una conferencia de prensa y dijo que la humanidad no debe vivir "con la esperanza" de alcanzar la inmunidad colectiva.

"Como población global, no estamos próximos en absoluto a los niveles de inmunidad requeridos para detener la transmisión de esta enfermedad. Esta no es una solución, ni es una solución a la que deberíamos aspirar", aseguró.

Así habló luego de que el diario The New York Timeso publicara un artículo en el que reúne entrevistas a científicos que estiman que quizá una vez contagiada la mitad de la población el virus podría quedar atrás y que no creen descabellado que, por ejemplo, en algunas partes de Nueva York, Londres y Bombay ya existe una significativa inmunidad debido a la cantidad de casos.

Por su parte, el doctor Bruce Aylward, asesor del director general de la OMS, añadió que una campaña de inmunización masiva con una vacuna contra el Covid-19 debería cubrir a mucho más del 50% de la población mundial. "No queremos equivocarnos. Uno quiere planear una cobertura amplia, no dejarse seducir por la sugerencia peligrosa de que el (umbral de inmunidad colectiva) pudiera ser bajo".

La mayoría de los estudios realizados a la fecha indican que apenas entre el 10% y el 20% de las personas tienen anticuerpos. Para alcanzar este tipo de inmunidad, en un principio, los especialistas hablaban de la necesidad de que al menos el 70% de la población de una zona contraiga la enfermedad.

Mayor propagación

Hoy también desde la organización afirmaron que el coronavirus entró en una "nueva fase" en la región Asia-Pacífico, donde se propaga entre los menores de 50 años a menudo asintomáticos y afecta por ello a personas de edad avanzada o con problemas de salud.

Según Takeshi Kasai, director de la OMS para el Pacífico occidental, "el brote está cambiando. Las personas de 20, 30 o 40 años son cada día más una amenaza" porque "muchos no saben que están infectados. Tienen síntomas ligeros o a veces ningún síntoma".

"No estamos viendo únicamente un rebrote, yo veo señales de que hemos entrado en una nueva fase de la pandemia en Asia-Pacífico", dijo.

Dos tercios de los contagiados de los últimos días en Japón tienen menos de 40 años, según datos de la OMS. Igual ocurre con la mitad de los infectados en Filipinas y Australia. Recurrir a confinamientos localizados, sin consecuencias económicas tan graves para los países, parece estar funcionando en muchos casos y resultaría una herramienta útil a largo plazo, según Kasai.

Sin embargo, "la amenaza perdurará mientras el virus circule y no estemos inmunizados contra él", advirtió.