Escucha esta nota aquí

Las fuerzas de seguridad malienses cometieron 101 ejecuciones extrajudiciales entre el 1 de enero y el 31 de marzo, afirmó este jueves la Misión de la ONU en Malí, la Minusma, que también acusa al ejército nigerino de unas 30 ejecuciones extrajudiciales en territorio maliense durante el mismo periodo.

La división de derechos humanos de la Minusma hace hincapié en una "multiplicación de ejecuciones extrajudiciales (101 víctimas)" que son "atribuibles" al ejército maliense.

Además la ONU ha identificado "32 casos de desapariciones forzadas", "32 casos de tortura o trato cruel inhumano o degradante" y "115 detenciones arbitrarias", todo "imputable" a las fuerzas de seguridad malienses.

"Estas cifras han sido documentadas" con nombres y circunstancias, declaró a los periodistas Guillaume Ngefa, director de la división de derechos humanos de la Minusma. Estos casos "están siendo investigados por las autoridades malienses", agregó.

La Minusma señala que "la mayoría" de estas violaciones de los derechos humanos fueron cometidas por el ejército en el centro del país. Esta región, desde la aparición en 2015 de un grupo yihadista afiliado a Al Qaeda, es escenario de un aumento de la violencia yihadista, de milicias, intercomunitaria o relacionada con bandidos.

No se ha podido contactar con un portavoz del ministerio de Defensa de Malí para obtener una reacción.

En las mismas regiones del centro, la ONU observa una "multiplicación de ataques armados entre miembros de las comunidades fulanis y dogones". Da cuenta de 35 en tres meses, que han dejado 180 muertos.

Los grupos yihadistas que operan en Malí son culpables de ataques a campamentos militares que causaron decenas de muertos, de 39 asesinatos, 46 secuestros y 18 casos de tortura entre el 1 de enero y el 31 de marzo, según la ONU.