Escucha esta nota aquí

Naciones Unidas hizo este jueves un nuevo llamamiento con el fin de recaudar 4.700 millones de dólares en fondos adicionales que se destinarán a "proteger millones de vidas y detener la propagación del coronavirus en los países frágiles".

El dinero solicitado se suma a los 2.000 millones de dólares que la ONU pidió al lanzar su plan global de respuesta humanitaria el 25 de marzo. Hasta ahora recibió aproximadamente la mitad de ese dinero.

"Me gustaría ver a algunas de las personas más ricas del mundo, que ganan dinero en estos momentos, dar un paso adelante y ser generosos", dijo David Beasley, director del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, en una videoconferencia.

Beasley instó a las personas y empresas más ricas del mundo a "dar un gran paso adelante" ya que "si lo hacen, todos nos beneficiaremos ... si no lo hacen , todos tienen que pagar un precio".

"Los efectos más devastadores y desestabilizadores" de la nueva pandemia de coronavirus "se sentirán en los países más pobres del mundo", dijo el secretario general de la ONU para asuntos humanitarios, Mark Lowcock, en un comunicado.

"A menos que tomemos medidas ahora, deberíamos estar preparados para un aumento significativo en los conflictos, el hambre y la pobreza. El espectro de las hambrunas múltiples se avecina", advirtió.

Se espera que los 6.700 millones de dólares cubran los costos del plan de respuesta humanitaria hasta diciembre, dando prioridad a unos 20 países, incluidos varios en conflicto como Afganistán y Siria.

La nueva solicitud de donaciones se produce en momentos que se agrega nueve países más a la lista: Benin, Djibouti, Liberia, Mozambique, Pakistán, Filipinas, Sierra Leona, Togo y Zimbabue.

Los fondos se utilizarán para comprar equipos médicos para evaluar y tratar a los enfermos, proporcionar sitios de lavado de manos, lanzar campañas de información y establecer puentes aéreos humanitarios a África, Asia y América Latina, según la ONU.