Escucha esta nota aquí

La ONU lanzó el miércoles un programa de financiación destinado a inyectar liquidez en Afganistán con el fin de evitar el colapso de su economía, sobre todo mediante el apoyo a las microempresas.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha creado este fondo, gracias al cual los gobiernos ahora pueden canalizar fondos a Afganistán a través de programas específicos de apoyo a la economía afgana establecidos por Naciones Unidas.

En una rueda de prensa en Ginebra, el responsable del PNUD, Achim Steiner, destacó que el país no solo se enfrenta a una agitación política sino que "también estamos siendo testigos de una implosión económica".

Los talibanes derrocaron al Gobierno afgano respaldado por Estados Unidos a mediados de agosto, después de veinte años de conflicto, e instauraron un emirato islámico.

Desde entonces, el país afronta una escasez de efectivo. Los talibanes, sujetos a sanciones internacionales, no tienen los fondos para administrar los bancos y pagar los salarios. Washington congeló notablemente las reservas del banco central afgano.

La economía afgana continúa en una situación precaria, los precios de los alimentos están subiendo y el desempleo se dispara.

Según una evaluación rápida publicada a principios de septiembre por el PNUD, alrededor del 97% de la población del país corre el riesgo de entrar en extrema pobreza si no se aporta una solución urgente a las crisis política y económica del país.

Durante el primer año, el mecanismo puesto en marcha por el PNUD debe recaudar unos 667 millones de dólares para ayudar a 4,5 millones de personas.

Comentarios