Escucha esta nota aquí

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exigió el martes una investigación "profunda, transparente, independiente e imparcial" de las autoridades rusas sobre el "crimen muy grave" cometido contra el opositor Alexéi Navalni, envenenado en Rusia.

Bachelet, citada en un comunicado, dijo que "negar la necesidad de una investigación exhaustiva, independiente, imparcial y transparente sobre este intento de asesinato no constituye una respuesta adecuada". 

"Incumbe a las autoridades rusas investigar en profundidad quién fue el responsable de este crimen muy grave que fue cometido en suelo ruso", agregó.

La Alta Comisionada señaló que los agentes neurotóxicos como el Novichok --que los especialistas alemanes afirman que se utilizó para envenenar a Navalni-- y el Polonio-210 son sustancias sofisticadas extremadamente difíciles de obtener. 

"Esto genera muchas preguntas", dijo. "¿Por qué usar sustancias como estas? ¿Quién las usa? ¿Cómo las consiguieron?" 

Cuando se le preguntó acerca de los culpables, el portavoz de Bachelet, Rupert Colville, dijo "no estar en condiciones de hacer acusaciones directas" en una rueda de prensa de la ONU en Ginebra.

Navalni, de 44 años y principal opositor al Kremlin, está siendo tratado en Berlín tras haber sido trasladado desde Siberia, en Rusia. Alemania y otros países occidentales acusan a las autoridades rusas de su envenenamiento. 

El Novichok es un agente neurotóxico diseñado en la época soviética para uso militar. Las autoridades rusas niegan cualquier implicación en el envenamiento de Navalni.