Escucha esta nota aquí

La cancelación o suspensión de publicidades es uno de los principales problemas que atraviesan los medios de comunicación -en el mundo, incluido en Bolivia- ante la crisis sanitaria que se vive por la pandemia del coronavirus. Los picos de audiencia se han disparado; sin embargo, la situación económica es difícil, establece un reportaje del diario español El País.

Las asociaciones de editores de prensa y las de radio y televisión privadas han lanzado un grito de alerta porque, pese a las audiencias que son muy buenas y un fuerte despliegue informativo, la publicidad se desplomó como consecuencia del parón de la economía.

El diario El País de España, uno de los más influyentes de habla hispana, realizó una radiografía de la situación y en sus páginas advierte que durante estos días de emergencia, "los medios están realizando un esfuerzo impresionante, despliegan a su personal hasta sus fuentes laborales para brindar todo el tiempo información de primera mano, realizar análisis y notas de servicio para la población (...) pero, ¿cuánto tiempo podrán sostener los medios su plantilla?".

La situación es similar a la que se vive en Bolivia en donde, luego de que se conocieran las medidas asumidas como parte del plan de contención, varios han sido los medios -escritos, radiales, televisión, webs- que han sufrido del recorte de sus espacios publicitarios.

Si no se articulan ayudas, va a ser un tsunami y una tragedia para la democracia”, sentencia Fernando Yarza, presidente de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA). 

Esta crisis, explica, “ha ido a caer en el peor momento posible, en pleno lanzamiento de los modelos de suscripción. Se ha invertido mucho esfuerzo y se ha hecho pedagogía”, dice, pero la crisis sanitaria ha frenado el proceso.

Yarza recuerda: “[El sector] ya pasó por ajustes muy dolorosos, y hemos llegado hasta aquí muy tocados y sin ayuda”. A falta de un modelo asentado de suscripciones digitales, la publicidad sigue siendo la principal línea de ingresos, pero está sufriendo caídas dramáticas en las dos últimas semanas, desde que se decretó el estado de alarma.



 



Comentarios