Escucha esta nota aquí

La pandemia de coronavirus, que ya causó más de 450.000 muertos en el mundo, seguía haciendo estragos, especialmente en América Latina, mientras en China aumenta el miedo ante un rebrote y los líderes de la Unión Europea debatían este viernes un histórico plan de reconstrucción.

El coronavirus avanza de forma inexorable y el número de fallecidos se ha multiplicado por dos en un mes y medio. Desde que se detectó en China a finales del año pasado ha contagiado a más de 8,4 millones de personas.

Brasil, con 1.269 muertos, y México, con 770, son los países del mundo que registraron más decesos en las últimas 24 horas, según un recuento de la AFP. El jueves, México también contabilizó 5.662 nuevos casos de contagio, una cifra diaria récord desde que el virus apareció en el país, a finales de febrero.

El gobierno empezó el 1 de junio la reapertura gradual de actividades en distintas zonas del país, enfocada principalmente en la construcción, la minería, el sector manufacturero y el sector automotriz.

Hugo López Gatell, subsecretario mexicano de Salud y encargado de la estrategia contra el Covid-19, reconoció sin embargo que "la epidemia todavía no se acaba" y que se han superado las estimaciones iniciales de fallecimientos.

El virus tampoco da tregua a Brasil, país de 210 millones de habitantes que ya cuenta con 47.748 fallecidos y 978.142 positivos, y es el segundo más golpeado después de Estados Unidos. 

Por su parte, Chile, que se acerca a los 4.000 muertos, endureció las sanciones para quienes no respeten la cuarentena, con penas de hasta cinco años de cárcel.

¿Un virus europeo?

Si la pandemia no deja de avanzar en América, en China, donde el virus parecía bajo control y el país había recuperado cierta normalidad, se teme desde la semana pasada un rebrote de la enfermedad.

El viernes, las autoridades informaron de 25 nuevos casos en Pekín, lo que lleva a 183 el número de contagios en la capital china, de 21 millones de habitantes.

Este repunte obligó al régimen comunista a imponer el confinamiento en varios barrios y a efectuar pruebas de diagnóstico a miles de habitantes.

Pero Estados Unidos pone en duda la "credibilidad" de estas cifras y pide enviar a observadores "neutrales". 

China reveló el viernes el genoma del coronavirus detectado en estos días y dio a entender que este virus sería una versión del que circuló por el continente europeo hace varias semanas o meses.

"Es posible que el virus que provoca actualmente una epidemia en Pekín haya viajado desde Wuhan hasta Europa y haya vuelto ahora a China", estima Ben Cowling, profesor en el Centro de Sanidad Pública de la Universidad de Hong Kong.

Otro dato científico, esta vez desde Italia, reveló el viernes que el nuevo coronavirus ya estaba presente en las aguas residuales de las ciudades de Milán y Turín, norte de la península, en diciembre de 2019, dos meses antes de que se registrara oficialmente el primer paciente de covid-19.

"Una oportunidad"

En Europa, el continente más castigado por la pandemia con más de 190.000 fallecidos, los 27 mandatarios de la Unión Europea (UE) debatían este viernes el multimillonario plan de reconstrucción presentado por Bruselas para, mediante deuda común, sacar al bloque de la profunda recesión.

El principal tema de las negociaciones es un plan de recuperación de 750.000 millones de euros (unos 844.000 millones de dólares), medio billón de los cuales sería repartido mediante subvenciones a los países más afectados por la pandemia, como España e Italia.

Aunque el tiempo apremia, no se espera ningún acuerdo en esta primera discusión telemática, que servirá para "tomar la temperatura" de las diferentes posiciones.

Las miradas están puestas en particular en Países Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca, los cuatros países apodados "frugales" y adeptos del rigor fiscal, que se muestran reticentes con el plan desvelado por la Comisión Europea.

Este plan "es una oportunidad que Europa no puede dejar pasar", dijo la titular de la Comisión, Ursula von der Leyen, antes de la cumbre. Bruselas estima que la economía de la UE se contraerá un 7,4% del PIB en 2020, debido a las consecuencias de esta pandemia.

Fronteras cerradas

Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia con cerca de 120.000 muertos, registró 687 muertes en las últimas 24 horas. Es el octavo día consecutivo con un balance diario inferior a 1.000 decesos. 

El asesor médico de la Casa Blanca, Anthony Fauci, aseguró en una entrevista a la AFP que no es necesario ordenar más cierres generalizados en Estados Unidos para controlar la pandemia, sino que la gestión deberá tener un enfoque local. 

Pero, pese a estos datos alentadores, el país está registrando un aumento de casos en una veintena estados y el foco se ha trasladado desde Nueva York y el noreste a la banda del sur y el oeste. 

Es el caso de Oklahoma, donde el presidente Donald Trump planea un mitin electoral de decenas de miles de personas este fin de semana, y Florida, donde algunas localidades ordenaron el uso de mascarilla en público.

En este contexto, no se plantea por ahora la reapertura de fronteras, ni con Europa, ni con México o Canadá.