Escucha esta nota aquí

Por:  Adhemar Manjón

La película paraguaya 'Matar a un muerto', dirigida por Hugo Giménez, se impuso en la competencia oficial del 21° Festival de Cine Fenavid, que concluyó anoche en Santa Cruz de la Sierra.

La producción paraguaya fue elegida de entre una veintena de otros países latinoamericanos. Es un trabajo ambientado en el Paraguay de 1978, que estaba bajo la dictadura de Stroessner, y narra la historia de dos hombres que se dedican a enterrar cadáveres clandestinamente en un bosque; paralelamente, se desarrolla en Argentina el mundial de fútbol. 

Una mañana entre el montón de muertos encuentran a una persona que aún respira. Los dos enterradores saben que tienen matarlo pero nunca asesinaron antes. El guion es del propio Giménez.

Los desaparecidos

La directora argentina Clarisa Navas, que junto al boliviano Marcos Loayza y el colombiano Juan David Mejía conformaron el jurado que eligió la película de Giménez, resaltó que fue elegida ganadora por unanimidad. “Matar a un muerto es una película sencilla en su procedimiento pero que a la vez rodea un problema muy complejo y doloroso para la historia de Latinoamérica, que son las desapariciones durante las dictaduras de tantas vidas y tantos cuerpos”, señaló Navas. La directora correntina agregó que este trabajo también está particularizado en la historia cercana de Paraguay, un país que no ha juzgado a sus genocidas. 

“Creo que por eso la película tiene también un valor importante en el plano de las actuaciones y el pensamiento estético general de la película. Es también una propuesta muy sólida y sutil por momentos”, manifestó Navas.

La directora dijo que Matar a un muerto en ningún momento se va a lugares solemnes sino que siempre construye un universo muy de ese momento de la historia de Paraguay. “A través del fútbol y del mundial relaciona un problema más grande en Latinoamérica. La película tiene muchas lecturas y muchos cruces que hacen de ella una película muy potente”, finalizó Navas.

Otros ganadores

El documental La conquista de las ruinas, del argentino Eduardo Gómez, se llevó el galardón ganador en esta categoría. La mejor película boliviana fue La casa del sur, de Carina Oroza y Ramiro Fierro. El mejor cortometraje de ficción fue para Veo veo, de la paraguaya Tatiana Catebekke y el mejor corto documental fue para Minka de la memoria de Luis Cintora (Perú).

Comentarios