Escucha esta nota aquí

La princesa Mako, sobrina del emperador Naruhito de Japón, se casará próximamente con su prometido plebeyo pese a un litigio financiero que enfrenta la madre de él, y la pareja planea vivir en Estados Unidos, informó la prensa japonesa.

Mako y Kei Komuro esperan casarse este año sin algunas de las tradicionales ceremonias imperiales, una elección muy poco común en Japón.

También van a rechazar una dote de hasta 150 millones de yenes (más de 1,3 millones de dólares) que suele otorgarse a las mujeres de la familia imperial que abandonan su título para casarse fuera de la realeza, según la prensa local.

Las versiones no han sido confirmadas oficialmente, pero están en la mayoría de los títulos de la prensa japonesa.

Los medios también informaron de que la pareja piensa mudarse a Estados Unidos.

La princesa de 29 años, hija del hermano menor de Nahurito, el príncipe Fuhimito Akishino, había anunciado en 2017 su compromiso con Kei Komuro, también de 29, un abogado a quien conoció en la universidad.

Bajo las reglas de sucesión imperial japonesas, Mako perderá su título real al casarse con un plebeyo.

Además, Komuro ha sido fuertemente investigado por la prensa tras denuncias de que su madre tomó dinero prestado de un exprometido y no le pagó.

Después de que los diarios sensacionalistas informasen de la denuncia, estalló un furor sobre la joven pareja, que decidió aplazar la boda, anunciada previamente para 2018.

Komuro posteriormente se trasladó a Estados Unidos para estudiar derecho, una decisión que fue vista como una forma de aplacar la atención negativa.

El príncipe Akishino dijo el año pasado que apoya el matrimonio de su hija, pero que ella necesita ganarse el apoyo de la opinión pública japonesa.

Mako es hermana del príncipe Hisahito, de 14 años, el único varón elegible en la línea de sucesión al trono además de su padre.

Comentarios