Escucha esta nota aquí

España vio su producción industrial desplomarse un 33,6% en abril a ritmo interanual, en razón del confinamiento y la puesta en hibernación de las actividades económicas no esenciales implementados para luchar contra la pandemia, según cifras oficiales divulgadas el viernes.

Estas medidas "han provocado una paralización casi total de la mayor parte del tejido productivo industrial durante la primera parte de abril", seguida de una "reincorporación paulatina y escalonada de la actividad", explicó en su nota de prensa el Instituto Nacional de Estadística.

Con la población ya bajo un confinamiento muy estricto desde el 14 de marzo, el gobierno ordenó entre el 30 de marzo y el 9 de abril un parón de todas las actividades económicas no esenciales, una medida que concernía principalmente a la construcción y la industria, para frenar los contagios en España, uno de los países más golpeados por la pandemia.

La industria automotriz, la más afectada, vio su producción caer un 92% en abril a ritmo interanual. Todas las plantas de automóviles del país, segundo constructor europeo solo por detrás de Alemania, frenaron su actividad por varias semanas desde mediados de marzo.

La producción se desplomó un 70% en la industria textil, del calzado y de muebles.

Hasta la industria alimentaria, casi la única que se benefició del gasto de los hogares durante el confinamiento, vio su ritmo descender (-7,3% interanual).

La industria farmacéutica fue la que mejor resistió, con un retroceso anual de solo 0,4%.