Escucha esta nota aquí

Luego de haber permanecido 114 días sin recibir visitas para evitar contagios por el coronavirus, el emblemático y turístico Templo Expiatorio de la Sagrada Familia de Barcelona ha reabierto este sábado sus puertas, pero solo para los profesionales y parte del personal sanitarios, como homenaje al trabajo realizado durante la pandemia de la COVID-19.

Los colegios de médicos, de enfermería, farmacéuticos y fisioterapeutas han repartido más de 2.000 entradas entre sus asociados y serán estos los primeros visitantes de la Sagrada Familia tras su reapertura.

Según indica un comunicado del patronato de la Sagrada Familia, los 114 días sin visitantes conforman el período más largo en sus 138 años de historia en el que el templo ha estado cerrado, exceptuando el período de la guerra civil, entre los años 1936 y 1939.

En los próximos días, la Sagrada Familia aceptará visitantes de otros colectivos, por ejemplo el de los cuerpos que han velado por la seguridad de la ciudad de Barcelona, pero también los de personal de entidades sociales y ONG que han atenido familias y personas con dificultades económicas. Podrán visitar la basílica, asimismo, los asociados de las organizaciones empresariales y de comerciantes que hayan mantenido abiertas sus puertas durante los últimos meses.

La Sagrada Familia abre sus puertas de forma restringida tras poner en marcha la "Fase Homenaje", que durará los dos primeros fines de semana de reapertura del templo (4 y 5 de julio y 11 y 12 de julio), y ha distribuido un total de 12.000 entradas entre los diversos colectivos mencionados anteriormente.